Un mecánico de Reus, Jordi Perelló, está siendo investigado por un supuesto delito de incitación al odio por negarse a atender el coche particular de una agente de la Policía Nacional que lo llevaba a su taller para pasar una revisión rutinaria. Según publica Diari Més Digital, el mecánico, representado por el miembro del colectivo de Advocats Voluntaris del 1-O David Piqué, declaraba el pasado 1 de febrero en la comisaría de los Mossos D'Esquadra de Reus y se acogió a su derecho a no hacerlo.

Los hechos se produjeron el 31 de enero cuando la agente llamó al taller para pedir hora y el mecánico le comunicó la decisión de no atenderlo por “convicciones personales”. Y es que desde el 1-O, Jordi Perelló decidió no ofrecer ningún servicio más a los agentes tanto de la Guardia Civil como de la Policía Nacional. Poco después, la pareja del agente, que es Mosso, le habría amenazado por teléfono y en persona, según el Diari de Tarragona.

En declaraciones a Diari Més, el mecánico considera que su taller es un establecimiento privado y que, al tratarse de un “taller generalista, soy yo quien puedo escoger a quién quiero atender”. Alude, en este sentido, al Real Decreto 298/93, de 8 de octubre, que regula la actividad industrial y de prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes. Perelló concreta que, igual que anteriormente había hecho la puesta a punto de vehículos de la Policía Nacional sin que hubiera ningún problema, también ahora puede optar por no seguir haciéndolo y no tendría que haber ninguno.

El abogado del mecánico, David Piqué, precisa que, al no haber tenido acceso todavía al atestado, no tienen conocimiento de quien ha presentado la denuncia. Después de que Perelló se acogiera a su derecho a no declarar en la comisaría de Mossos D'Esquadra, estas diligencias policiales se enviarán al juzgado para que estudie el atestado y decida si inicia diligencias previas por un supuesto delito de incitación al odio o archiva la causa. Si se incoan diligencias, el mecánico será citado a declarar de nuevo, esta vez en sede judicial.