Según explican en el diario La Voz de Galicia, un taller de Lugo (Talleres Ansede) ha alertado de varios casos de averías mecánicas en las bombas de los coches diésel. El encargado del negocio, José Cendán, explica que en las últimas semanas se les han multiplicado los casos de fugas en las bombas, que afectan sobre todo a coches más antiguos. Cendán señala que el problema podría estar en el gasóleo, aunque resulta difícil saber si éste está o no adulterado en los coches afectados.

Sin embargo, desde la Asociación Provincial de Reparación y Venta de Automóviles y Recambios (Aprevar), no se han detectado ninguna situación anómala. Este tipo de situaciones se repiten habitualmente a principios de verano, aunque, según el propietario del taller, "nunca ha habido tantos casos como este año". Los costes de la reparación pueden oscilar entre los 180 y los 300 euros.

En otros talleres de la provincia consultados por este periódico, sin embargo, no detectaron ningún caso de este tipo en las últimas semanas. Y el presidente de Aprevar, Luis Abelleira, negó que hubiera en Lugo un problema masificado con el combustible. Precisamente hace unos días terminaron una encuesta entre los talleres de la provincia para comprobar si se habían detectado estos casos de problemas en las bombas de los coches, y el resultado fue que no se trata de un caso recurrente, sino de situaciones puntuales. De hecho, este estudio fue solicitado por la Consellería de Industria tras algunos casos detectados en otras zonas de Galicia.