Además de los equipamientos adicionales, una característica que define un vehículo es el color de su carrocería. Y el más demandado es el negro, por el que los europeos sienten una verdadera devoción, ya que lo demandan el 24% de los conductores, seis puntos por encima del siguiente más solicitado, el gris (18%), según un estudio de la plataforma de vehículos en la red AutoScout24. Con la excepción del negro, los colores claros son los preferidos: plateado (16%), azul (13%) y blanco (10%).

En España, los conductores son fieles al negro (20%), ya que se considera como un color elegante y a la vez deportivo, aunque el pensamiento de que acumula más calor que otros modelos rebaja ligeramente su popularidad frente a otros países europeos. Otros tonos muy demandados en nuestro mercado son el gris (18%), blanco (16%), azul (15%) y el plateado (11%).

Además, el verano y las altas temperaturas ponen en guarda a los miles de conductores que usan su coche como medio de transporte durante estas vacaciones, ya que a menudo el calor se convierte en un incómodo compañero de viaje. Por esta razón, equipamientos extra como el techo solar se convierten en los más demandados por los conductores españoles en estas fechas.

El informe, elaborado a partir de la amplia base de datos con que cuenta la compañía a nivel europeo, señala que durante los meses previos al verano el techo solar supuso el 9% del total de equipamientos demandados, por delante incluso del sistema de navegación (6%), la tracción a las cuatro ruedas (5%), los asientos de cuero (5%) o el mismísimo aire acondicionado (4%).

Además, este fenómeno parece ser característico de nuestro país, ya que de todos los mercados analizados el español es el único en que obtiene una acogida así. De hecho, sólo en otros dos países mediterráneos como Italia y Francia hay una demanda considerable de este extra, aunque en ningún caso comparable a la registrada en España.

El complemento que no falta en ningún coche, sea del país que sea, es el aire acondicionado con climatizador, que curiosamente es más demandando en los países nórdicos para caldear el interior del vehículo ante el frío del invierno. Destaca asimismo la pasión que los conductores tienen a lo largo y ancho de Europa por los asientos de cuero como un extra del vehículo, ya que aporta confort y exclusividad.