Las pinturas en aerosol han ganado terreno en determinados trabajos de pintura. Dentro de este crecimiento, Loctite explica que la aparición de productos monocomponentes y bicomponentes que mejoran las características de las lacas en spray tradicionales amplían el abanico de aplicaciones de este formato, gracias a que mejoran sustancialmente la resistencia del producto y la calidad obtenida.

El barniz o laca es una pintura de acabado utilizada en sistemas de pintado bicapa o tricapa que forma parte de los diferentes revestimientos con los que quedan recubiertos los componentes de un vehículo. Puesto que es una pintura de acabado, su aplicación se realiza al final del proceso de pintado con el objetivo de cumplir las siguientes funciones:

  • Embellecer la superficie ofreciendo distintos acabados.
  • Potenciar la vistosidad de los colores aplicados, especialmente cuando se trata de colores metalizados, perlados o con efectos especiales como la pintura camaleón.
  • Sellar la superficie para aislar la base mate y proteger las capas de pintura que quedan por debajo.
  • Aportar resistencia química ante las condiciones atmosféricas y los rayos ultravioletas.
  • Ofrecer cierta resistencia mecánica ante incidentes cotidianos como roces, pequeños golpes, cambios de temperaturas, etc.

La laca se comercializa en formato de 1 (1K) o 2 componentes (2K). Los formatos de 1K son los aplicados a spray o aerosol, mientras que los de 2K se aplican generalmente con pistola aerográfica en el interior de cabinas de pintado o planos aspirantes de pintado. A pesar de ello, ya existen en el mercado barnices de 2K en aerosol. De ambas opciones, Loctite detalla las características de los barnices en aerosol, así como la forma genérica de aplicarlos.

El artículo completo se puede leer pinchando AQUÍ.