Para evitar desviaciones de color e imperfecciones cromáticas en el repintado, Autobrillante, especialista español en non-paint y car-care para automoción, dispone de un amplio porfolio de instrumentos y productos entre los que destaca la lámpara de trabajo portátil Check Light de Colad. El equipo dispone de un LED especial de 4.500 Kelvin con un IRC (Índice de Reproducción Cromática) muy elevado: 95, siendo 100 el máximo de referencia que se obtendría con la luz natural o con una fuente de iluminación ideal.

Su ligereza (menos de 300 gramos) y su empuñadura ergonómica hacen de la Colad Check Light una herramienta muy cómoda y fácil de llevar allí donde se necesite. El pintor puede llevarla sujeta de su cinturón de trabajo o de un bolsillo gracias al clip de sujeción incorporado o a su gancho giratorio. Este último, junto a su imán incorporado, permiten también situar la lámpara en la posición más adecuada, ajustándola con precisión hacia la zona de trabajo gracias a que su cabezal gira hasta 180 grados. Además, la Check Light está diseñada para resistir el agresivo entorno de un taller de pintura, ya que logra un índice IP (resistencia al polvo y a salpicaduras de agua, sin inmersión) de 65.

Asimismo, la Check Light de Colad, que distribuye en exclusiva Autobrillante, dispone de dos modos de potencia, con 400 y 180 lúmenes. Este último proporciona una autonomía de trabajo de tres horas, lo cual es más que suficiente para realizar cualquier trabajo de pintura sin que se vea interrumpido por la necesidad de una recarga de su batería de Li-ion de 2.200 mAh. Aparte de la recarga, en un soporte de sobremesa incluido, la Check Light de Colad apenas requiere mantenimiento y su limpieza es fácil y rápida gracias a su lente extraíble.

Autobrillante recomienda el uso de la lámpara Check Light de Colad con chapas para pruebas de la misma marca, que también están disponibles en el catálogo de la empresa española. Con unas medidas de 15 x 10,5 cm, disponen de una línea negra para comprobar el grado de cubrición de la pintura, así como de un agujero de 15 mm a través del que se puede visualizar el color original en el vehículo y comparar así la exactitud del extendido sobre la chapa de prueba. En su parte posterior se pueden escribir datos relativos a la mezcla empleada, la marca y modelo del automóvil, etc. Además, con el soporte magnético disponible, el pintor no se ensuciará las manos mientras pinta las chapas de pruebas.

Completan el porfolio de Colad distribuido por Autobrillante para el control cromático de la pintura el spray Easy2Check, que proporciona momentáneamente un acabado brillante con efecto barniz sobre la chapa de pruebas para una perfecta igualación del color. Este aerosol puede pulverizarse también sobre el vehículo para visualizar fácilmente rayas de lijado en el aparejo o aguas en la masilla. Están disponibles también tiras de papel para pruebas de color, con las mismas dimensiones y características que las chapas, así como fundas de cartón y archivadores para estas últimas.