Carglass España ha puesto en marcha una nueva campaña, del 21 de octubre al 21 de noviembre, en la que regala un compresor de aire a cada cliente que repare o sustituya un parabrisas, ya sea en un centro de servicio oficial o en un taller móvil. Al igual que con la promoción de cambio de escobillas Bosch, el obsequio para el cliente está directamente asociado con la seguridad vial, uno de los pilares de la compañía.

El compresor de aire, de la marca Casals, sirve, entre otras cosas, para controlar y mantener la presión adecuada de los neumáticos. La DGT recomienda verificar los neumáticos, con un manómetro calibrado, una vez al mes y en frío. Unos neumáticos con sus presiones recomendadas aportan más seguridad y ecología, pues reducen el consumo y las emisiones del vehículo. La presión adecuada es la recomendada por el fabricante y viene indicada en la guantera, la parte interior de la tapa del combustible, en el manual del usuario o en la parte interior de la puerta.

Un neumático con baja presión reduce el agarre a la carretera, provoca un desgaste irregular, daña internamente al neumático, provoca recalentamientos del mismo, acorta su vida útil, incrementa la distancia de frenado y aumenta el consumo de combustible.

Esta campaña se incluye dentro de las acciones que Carglass España desarrolla para fomentar la divulgación del correcto mantenimiento y revisión del estado del vehículo y su relación con la seguridad vial. Según la DGT, hay que prestar especial atención al alumbrado, frenos, neumáticos y parabrisas, entre otros, por estar estos elementos entre las causas de muchos accidentes de tráfico.