Olimpia Carroceros, miembro de la Asociación de talleres de Madrid (Asetra), trabaja en la obtención de la certificación ISO 9001 y mantiene
acuerdos de colaboración con las principales compañías de seguros del mercado, cuenta en el blog de CSS su experiencia como usuario de la solución de gestión Connection SoftService (CSS). Como experto en carrocería, confía en marcas de prestigio. Tras sopesar las distintas opciones de software disponibles en el mercado, el equipo de Olimpia Carroceros decidió dar el salto a las soluciones de gestión de Connection SoftService (CSS) en enero de 2011. ¿Los motivos que más pesaron en la decisión? "La funcionalidad del sistema, su facilidad de uso y lo cómodo y sencillo que nos ha resultado invertir en herramientas en la nube", comenta ?"scar Plazio, Gerente de Olimpia Carroceros.

"Hoy en día es imposible gestionar un taller, por pequeño que sea, sin utilizar estas herramientas. Antes, por ejemplo, no sabía cuánto cuánto ganaba por pintar un coche, algo que, creo, le pasa a buena parte de los profesionales de la reparación de chapa y pintura. Podría hacer una aproximación teniendo en cuenta el coste de la pieza, la pintura o el utillaje, pero nada fiable. Ahora, sin embargo, controlo la rentabilidad de cada uno de los trabajos realizados en el taller -asegura-; un taller que por su tamaño y filosofía de funcionamiento Just in Time, bajo pedido, ha de tener controlada hasta la última variable para funcionar como un reloj".
En este sentido, el compromiso de Olimpia Carroceros con el cliente es total: "Más del 95% de los coches que entran el lunes en el taller salen del mismo esa misma semana".

"Todo ello es posible, en buena medida, gracias a la integración de los módulos de Gestión de Taller, Contabilidad y Presencia y Producción de CSS -comenta- y a la cantidad de cosas, antes impensables, que ahora podemos hacer. Una vez introducida la tasación, controlo los tiempos invertidos en la reparación por cada operario y sé en que coche gano más y en cuál menos".

Cuidar la imagen del taller es imprescindible. Y no sólo el estado de las instalaciones influye en la forma en que clientes finales, peritos y  ompañías perciben la empresa. En este aspecto, una correcta gestión del también juega un papel importante. "Fundamental -en palabras de Plazio-, a la hora de ganarnos la confianza de las principales compañías de seguros". "Las herramientas de gestión de CSS ofrecen una imagen
de profesionalidad ante el cliente, quien a través de nuestra web puede acceder cómodamente al histórico de facturas y saber, por ejemplo, si puede dar un parte a su compañía de seguros sin penalización.
Además de ello, puede consultar  en cualquier momento el estado de la reparación de su vehículo con solo introducir la matrícula de su coche y el D.N.I. o solicitar cita previa a través de la web".

Trabajar con herramientas de gestión en la nube no reporta ventajas solo para los clientes. "Además del ahorro de costes que implica esta forma de gestionar el taller, resulta gratificante comprobar lo fácil que es obtener datos sobre la marcha del negocio, acceder a históricos y desgloses y, en función de ellos, planificar inversiones de futuro. Con todos los datos que tengo, puedo hacer una estimación, por ejemplo, de cómo voy a cerrar este año y organizarme de cara al próximo".

"Además, trabajar en la nube es una forma segura de almacenar y manejar los datos, su seguimiento y, como no, el cumplimiento con los dictados de la LOPD, pequeños grandes detalles de los que depende el éxito de una empresa de reparación de automóviles", concluye.

La trayectoria de Talleres Olimpia Carroceros arranca en el Madrid de 1939, en la Calle Núñez de Balboa, de la mano de Ercole Plazio, y tiene, por méritos propios, derecho a una página en la historia de la automoción patria como primer concesionario y servicio oficial Lancia en España.

En el año 1965, se produce el primer relevo generacional. Su hijo, Carlos Plazio Sobrón, toma las riendas de la compañía para construir la imagen de calidad vinculada al taller.

Desde 2011, Carlos Plazio, nieto del fundador, lleva las riendas de un negocio moderno, absolutamente enfocado al cliente e inmerso en un
profundo cambio que pretende convertir "al taller en la mejor empresa de reparación de chapa y pintura del país", afirma.