En un contexto en el que los grandes siniestros tienden a reducirse, la actividad de los talleres se focalizará cada vez más a la reparación del pequeño golpe de chapa, bien sea contra bolardos o columnas de garaje o bien contra otro conductor en alcances. En este caso, ¿de quién es la culpa en los golpes de chapa más habituales? CertifiedFirst, en su blog, nos lo explica.

  • Golpe de chapa por detrás. El clásico entre los clásicos. El golpe por alcance cuando un conductor pisa el pedal de freno y el vehículo que circula detrás lo embiste por detrás porque no le ha dado tiempo de frenar. Una vez producido el golpe, la culpa suele ser del coche que estaba detrás, es decir, el vehículo que ha golpeado y que tiene daños en su parte delantera. Aunque el primer coche haya frenado con mucha brusquedad, todos los automovilistas debemos guardar la distancia de seguridad necesaria para poder tener margen de maniobra. En este caso, frenar.
  • Golpe de chapa a un coche estacionado. Por mal aparcado que esté, incluso aunque esté aparcado en un sitio que no deba, el coche que está aparcado nunca será considerado culpable del golpe de chapa.
  • Golpe de chapa por invadir otro carril. Cuando dos vehículos circulan en paralelo por carriles diferentes, si se produce un golpe de chapa porque uno de los coches ha invadido el otro carril, será considerado culpable el vehículo que ha abandonado su carril, entrando en el otro.
  • Golpe de chapa en rotonda. La mayoría de conductores se sienten inseguros en las glorietas y sienten dudas sobre, por ejemplo, la preferencia de paso. Aunque la utilidad de las glorietas ha quedado demostrada a la hora de ordenar el tráfico urbano, no es menos cierto que se producen bastantes accidentes de chapa en el seno de las rotondas. Ahora bien, ¿de quién es la culpa? En las glorietas se suelen producir tanto golpes de chapa por alcance (por detrás) como golpes de chapa por invadir otro carril y en cada caso se aplica la norma tal como se ha indicado en los puntos anteriores. Es decir, la culpa es de quien golpea por detrás y de quien se sale de su carril, respectivamente.
  • Golpe de chapa por saltarse una señal. Ya se trate de un semáforo, un stop, un ceda el paso o cualquier señal, si un coche no respeta la señal en cuestión y se produce un golpe de chapa, ese vehículo será considerado el culpable.