Uno de los procesos que más tiempo llevan a la hora de pintar un coche es el proceso de enmascarado. “Es un tiempo que se debe invertir para poder garantizar que durante el pintado no entre pintura pulverizada en ninguna zona que perjudique al acabado del pintado”, explica Daevi en un artículo de su blog.

Además de realizar un buen trabajo de enmascarado, hay que asegurarse de trabajar con los mejores productos; de lo contrario, al retirar todo el material utilizado durante el enmascarado, pueden surgir problemas como saltos de pintura entre capas, gomas pintadas o residuos de adhesivo sobre la superficie. Esto provoca tener que realizar retoques posteriores que pueden hacer que no se aprecie un buen trabajo de pintado.

En este sentido, habrá tener en cuenta dos premisas que garantizarán el éxito de un buen acabado: contar con las aptitudes y técnicas idóneas durante todo el proceso (lijado, enmascarado, pintado,...), así como contar con consumibles y anexos de pintura de calidad que ayuden a obtener un resultado de calidad.

En Daevi, como expertos fabricantes en productos de enmascarado y protección temporal, ayuda con una breve guía de tres pasos básicos para realizar un buen enmascarado. Una vez limpio el vehículo, se introducirá en la cabina de pintura para asegurarse que durante el proceso de enmascarado no hay agentes contaminantes que se posen sobre la carrocería ni otros elementos

1. Proteger las juntas y aberturas del vehículo (marcos de las puertas, maletelero, capó, etc.). Para ello, Daevi recomienda utilizar su Burlete adhesivo en esas aberturas para evitar que se introduzca la pintura durante la aplicación a pistola. El profesional debe valorar el ancho del burlete a utilizar, 13 mm (3320013) para juntas estrechas ó 19 mm (3320019) para juntas más anchas. Este Burlete de espuma permite cerrar las aberturas del vehículo permitiendo que la pintura pulverizada entre de forma difuminada para evitar que se aprecie el corte.

2. Existen elementos que no se pueden desmontar durante el proceso de pintado, como las gomas de las ventanas o pilotos. Para proteger estos elementos es necesario utilizar una cinta especial llamada Cinta Levantagomas Daevi que ayuda a separar las gomas de la superficie a pintar, para evitar que se acumule la pintura y, además, manche la goma. Esta cinta está compuesta por una parte de plástico rígido que debe introducirse entre la goma y la superficie, la parte de cinta de papel adhesivada servirá para estirar la goma y separarla suficientemente de la superficie para permitir que la pintura pulverizada entre sin manchar la goma.

3. Enmascarar todas las superficies del vehículo que no se deben pintar, como la carrocería y los cristales. El Protector de Plástico con Cinta Daevi Quick Mask ahorra tiempo y asegura un acabado de calidad. Este film tiene unas especificaciones técnicas especiales que permiten un ahorro de tiempo importante, ya que no necesita herramientas de corte. Además es el único rollo de plástico con cinta que se fabrica con apertura a derecha o izquierda. Este hecho diferencial, además de aportar comodidad al pintor, ayuda a enmascarar zonas de más difícil acceso.