General Motors ha desarrollado un sistema único para emplear la soldadura por puntos en piezas de Aluminio. Este método para la soldadura entre elementos metálicos es muy común en la industria cuando hablamos de carrocerías y piezas fabricadas en acero, pero que dadas las características del aluminio, hasta el momento no se contemplaba su uso, favoreciendo el uso de métodos de unión más tradicionales.

Además del precio del aluminio como materia prima y su mayor complejidad de conformación, dada su escasa acogida dentro de la fabricación de carrocerías, el aluminio nunca ha sido un elemento barato de producir en masa dados sus grandes y costosos problemas para llevar a cabo uniones entre el mismo metal y combinaciones híbridas de metales. Adhesivos y diferentes métodos de remachado han sido la mejor herramienta de unión hasta la llegada de la soldadura por puntos que ofrece General Motors.
Con este método mediante la unión por puntos no solo se garantiza un proceso de fabricación en serie, sino que se garantiza una deformación mínima de las propiedades del metal gracias a un proceso varias veces superior en este aspecto que los procesos mediante soldadura Tig que suelen ser los más habituales. El empleo de soldadura por puntos permite una mínima modificación de las propiedades del material, añadiendo elevada resistencia y abaratamiento de los costes.