Los departamentos actuariales de las aseguradoras están haciendo cálculos para ver cómo les afectará la subida del IVA en las facturas de sus proveedores (talleres, grúas, empresas de reparación) a partir del 1 de septiembre. El gran problema que tienen las entidades es que tienen muy escaso margen para compensar ese IVA, ya que su fuente principal de ingresos, las primas de seguro, no está gravada con este impuesto y sí por el Impuesto sobre Primas de Seguros, por lo que no pueden repercutirlo a sus clientes.

El impacto puede ser muy importante en ramos como Autos, Multirriesgos o Transportes.

La semana pasada, el consejero delegado de AXA, Javier de Agustín, ya advirtió sobre el impacto que tendría el aumento del IVA en el coste de los siniestros, al sentirse directamente en la factura de la reparación. Considera que en el sector habrá que ver al final qué repercusión tiene y aclaró que "al aceptar el siniestro, esto afecta al margen y puede afectar a la prima, pero no es definitivo".