Según las previsiones 2.012-2.013, los futuros colores estarán inspirados en la naturaleza. En este sentido, Mark Gutjahr, presidente de Design Europe, pronostica que “el verde indica el alto valor asociado a la noción de ecología y este color regresará a los vehículo en unos cuatro o cinco años”.

Junto a los habituales negro y plateado, existe una apuesta por el marrón, vaticinada hace unos años por los expertos de Basf. Este color ya se usa, por ejemplo, en casi un 7 % de los vehículos de nueva matriculación en Alemania y continuará en esta línea. “Hay indicios que sigue habiendo un deseo de ver más colores en la carretera y en el futuro haremos uso de nuevas gamas, como los bronces y esmeraldas”, recalcan.