Kia y AkzoNobel, empresa especialista en pinturas para vehículos y revestimientos de protección, ofrecen a los clientes de la marca coreana una sencilla solución para reparar pequeños arañazos en la carrocería de sus coches.

El producto, denominado Stickerfix, consiste en una lámina de alta tecnología recubierta con pintura de AkzoNobel. El cliente tan solo deberá seleccionar la lámina, pre-recortada en varias formas y tamaños, y aplicarla en la zona dañada consiguiendo una reparación de la carrocería casi invisible. Disponible en la red de concesionarios de Kia en Europa, el color del Stickerfix coincide con los de la gama de colores de Kia y puede aplicarse en menos de un minuto.

En palabras de Uwe Hannes, vicepresidente de Posventa de Kia Motors Europa: "Los consumidores de toda Europa están sintiendo los efectos de la situación económica actual; la atractiva y eficiente gama de Kia, amparada por su garantía de 7 años de fábrica, única en el sector, ya minimiza el coste de propiedad para los clientes. La disponibilidad del sistema Stickerfix reducirá aún más los costes, haciendo posible que los propietarios realicen pequeñas reparaciones en su casa".

Este último acuerdo se suma a la relación ya existente entre las dos organizaciones, gracias a la cual AkzoNobel proporciona la pintura para todos los vehículos fabricados en las instalaciones de producción europeas de Kia en Zilina, Eslovaquia.