Dar un servicio completo y exclusivo de reparación a los clientes de sus seguros de coche en Palma. Esta es la idea de Mapfre, cristalizada en forma de inauguración del Centro de Servicio del Automóvil en el Polígono Son Rossinyol de la capital mallorquina. Se trata del cuarto centro de estas características que la compañía de seguros de coche abre tras los de Alcalá de Henares y Alcorcón en Madrid y el de Málaga.

 

En estas instalaciones se ofrece un servicio avanzado en el que el asegurado lleva su automóvil a las instalaciones y es la propia aseguradora la que gestiona la reparación del mismo a través de su red de talleres.
Otra de las ventajas de este centro es que esta mecánica de trabajo garantiza el plazo de entrega y, además, pone a disposición del cliente un vehículo de sustitución de forma inmediata y en el mismo centro de servicio.
Según comunica la entidad aseguradora, las instalaciones tienen una superficie de 472 metros cuadrados y están preparadas para recibir más de 3.500 vehículos al año, pudiendo albergar hasta 20 coches al día. Asimismo, allí trabajarán 15 empleados y se ha instalado una oficina de atención al público y servicio de peritación de automóviles.