Los sistemas de fijación constituyen un aspecto determinante en el ensamblado de los diferentes elementos de una carrocería, ya que de ellos depende que no se desarme durante su funcionamiento. Pero más importante es el comportamiento que debe mostrar una carrocería cuando existe una colisión de cierta envergadura. Según explica Loctite en un artículo técnico, es en estas situaciones cuando los sistemas de fijación deben soportar grandes esfuerzos y mantener la fijación de los componentes de la carrocería, con la finalidad de garantizar la seguridad de los ocupantes.

La presencia de esta variedad de sistemas de fijación responde a la necesidad de los fabricantes de poder adecuarlos a la tipología de cada carrocería, de forma que los factores que influyen en la colocación de unos u otros son la naturaleza de la carrocería, facilitar los procesos de sustitución de piezas dañadas en aquellas piezas con una tasa de reposición muy elevada, y asegurar unos niveles adecuados de resistencia estructural.

Los sistemas de fijación empleados en las carrocerías que enumera Loctite son los siguientes:

- Fijación mediante tornillería. Consiste en unir dos o más sustratos a través de la colocación de una varilla cilíndrica tallada, con o sin cabeza (espárrago), sobre un agujero pasante o un orificio roscado.

- Fijación mediante soldadura. Es el sistema de fijación más empleado en el ensamblado de las piezas de carrocería de acero, gracias al alto nivel de automatización que posibilita y los altos niveles de resistencia que lo caracterizan.

- Fijación mediante adhesivos estructurales. Un adhesivo estructural es un compuesto químico que, una vez intercalado entre dos sustratos, es capaz de unirlos con unos niveles de resistencia que van a depender del compuesto base con el que se ha fabricado dicho adhesivo (goma sintética, poliuretano, epoxi, etc.).

- Fijación mediante remaches estampado. Es un sistema de fijación que se presenta como alternativa a la soldadura para las carrocerías de aluminio.

- Fijación mecánica. Consiste en unir dos metales a través de un ensamblaje machihembrado en el cual uno de ellos queda intercalado en el otro.