El desafío por una movilidad sostenible es una preocupación cada vez más asentada entre los conductores españoles que, además de demandar mayor formación en seguridad vial, muestran su preocupación por una movilidad más eficiente y cero emisiones. Como muestra de ello, la mitad de los españoles muestra su intención de cambiar su forma de movilidad, incluso a vender su coche, si se les garantizara una solución de movilidad eficiente para sus desplazamientos personales y profesionales.

Además, el coche compartido se ha posicionado, por primera vez en el estudio, como la alternativa preferida de transporte (30% de los votos) que elegirían los españoles para desplazarse a diario, seguido del autobús con un 22%.

La otra gran preocupación sigue siendo una mejora en la seguridad vial, pues los españoles están cada vez más sensibilizados con reforzar medidas que ayuden a bajar la siniestralidad. Como principal demanda, el 78% de los encuestados apuesta por reforzar la formación desde edades tempranas, aumentando la educación vial en los colegios.

El 78% de los encuestados apuesta por reforzar la formación desde edades tempranas, aumentando la educación vial en los colegios

En relación con la puesta en marcha de nuevas medidas en materia de seguridad vial, los encuestados se muestran bastante contrarios a que se establezcan nuevos límites de velocidad, a pesar de ser esta la segunda causa de mortalidad en carretera. Así, un 71% de los usuarios se mostró en contra de reducir a 80 km/h la velocidad máxima en vías convencionales, y un 59% a limitar a 30km/h las vías de un solo sentido en ciudad.

Por el contrario, las propuestas con mayor apoyo han sido: retirar temporalmente el permiso a usuarios que cometan infracciones graves (90%), igualar responsabilidades por conducir utilizando el teléfono móvil con conducir habiendo ingerido alcohol (73%), y obligar a los ciclistas a que cuenten con un seguro específico (71%). Por último, el 67% de los encuestados estaría a favor de limitar la tasa de alcohol a 0,0.

Estas son algunas de las principales conclusiones de la VI edición del Informe “Españoles ante la Nueva Movilidad”, elaborado por el Centro de Demoscopia de Movilidad en el que participan la PONS Seguridad Vial, Autofácil, WiBLE, AutoScout24 y Moovit. El estudio se basa en una macroencuesta, compuesta por 53 preguntas, en la que han participado cerca de 8.000 personas de todas las provincias de España.

El 84% de los encuestados manifiesta que nunca ha recibido un curso/formación referente a seguridad vial en la empresa, cuando el 45% de ellos estaría interesado en recibirlo

A la hora de prevenir accidentes y mejorar la seguridad al volante, la formación se convierte, un año más, en un aspecto clave para todos los encuestados. Sólo un 5% considera que la educación en este aspecto es buena. Y es que la formación en las empresas sigue siendo una asignatura pendiente en España, pues el 84% de los encuestados manifiesta que nunca ha recibido un curso/formación referente a seguridad vial en la empresa, cuando el 45% de ellos estaría interesado en recibirlo.

Las tecnologías aplicadas a la seguridad vial que incorporan muchos coches actuales son, todavía, un importante desconocido para los usuarios. Más del 60% de los encuestados afirmaron que sería necesaria más formación en tecnología del automóvil a la hora de adquirir un vehículo. Y es que, pese a la importante inversión de los fabricantes en este campo, un 24% de conductores españoles desconoce cuáles son las principales marcas que más apuestan por la seguridad de sus vehículos.

De los 31 fabricantes preguntados, sólo destaca Volvo que, con el 21% de los votos, se convierte en la casa más conocida en cuanto a inversión en seguridad de sus vehículos. Le siguen Mercedes-Benz (9%), Audi (8%) y Toyota (5%). El resto de las marcas no alcanzan ni un 5%.