Un sector importante de empresas españolas restringe el crédito a sus clientes domésticos por el alto riesgo del entorno económico (33%) o lo limita en aquellos clientes que presentan un deficiente comportamiento en pagos (33%), según recoge el Barómetro de Prácticas de Pago difundido por Crédito y Caución. En el comercio internacional, las restricciones tienen que ver con la falta de información sobre el cliente (29%) o el nivel de riesgo económico y político (29%). En ambos casos, las empresas españolas otorgan crédito comercial a sus clientes para crecer, establecer relaciones de largo plazo y atraer nuevos clientes.

El 88% de las empresas españolas sufre la morosidad de sus clientes, aunque el retraso en los pagos es ligeramente más frecuente entre clientes nacionales (89%) que extranjeros (86%). La proporción de facturas en mora se sitúa en el 44%, de acuerdo a Crédito y Caución. La diferencia entre facturas en mora de clientes nacionales (45%) o extranjeros (43%) es poco significativa.

Las empresas españolas otorgan crédito comercial a sus clientes para crecer, establecer relaciones de largo plazo y atraer nuevos clientes

La principal causa de la morosidad de los clientes nacionales es la insuficiente disponibilidad de fondos (46%), seguida de la financiación a costa del proveedor (35%). En el caso de los clientes extranjeros, la morosidad se debe a la complejidad del procedimiento de pagos (29%) y las ineficiencias del sistema bancario (24%).

La tasa de impago se sitúa en el 1,5%, ligeramente por encima del promedio de Europa Occidental (1,3%). Las cuentas incobrables se originaron con mayor frecuencia en clientes de los sectores de productos químicos, construcción, bienes de consumo duradero y servicios. El 48% de las empresas registraron impagados debido a la quiebra del cliente, continúa el informe de Crédito y Caución.

Por otro lado, el 36% de las empresas españolas considera que la posible evolución del proteccionismo de Estados Unidos en una guerra comercial es el mayor riesgo potencial para el crecimiento del comercio mundial. Un 30% adicional está de acuerdo en que es un riesgo potencial significativo, pero no el más importante, mientras que el aterrizaje forzoso de China es el riesgo más preocupante para el 26% de las empresas.