El coste de mantenimiento de un automóvil se ha encarecido en Argentina, sobre todo, durante los seis últimos meses, duplicando casi la inflación del país. El índice de precios anual es del 34,4%, mientras que mantener un coche en funcionamiento se ha incrementado un 62% en ese periodo, según el último dato estadístico del Indec.

De acuerdo a un informe del periódico El Tribuno, realizado el 9 de septiembre de 2017, el coste mínimo de mantenimiento anual para un coche usado era de 47.465 pesos argentinos ($), unos 1.083 euros, mientras que el de un km 0 subía a $70.478 (1.608 euros). A día de hoy, un propietario de un coche de km 0 tendrá que pensar en gastar $113.960 anuales (2.600 euros), es decir, $9.496 por mes (216 euros/mes). Para los dueños de usados, la cifra desciende un 47%, y queda en $77.875 anuales (1.777 euros), es decir, $6.431 mensuales (146 euros/mes). En ambos casos, la subida interanual ronda el 62%.

Una forma de medir cuál fue la pérdida salarial frente a la inflación es compararlo con los salarios mínimos, donde también se incrementó la cantidad de sueldos básicos que se tienen que utilizar para mantener en funcionamiento un coche. En la actualidad, se necesitan dos salarios mínimos más que en 2017.

Si se tienen en cuenta los gastos fijos para un automóvil, mantener un coche usado demanda por año 7,2 salarios mínimos, que establecido a partir de septiembre es de $10.700 (244 euros). Para el kilómetro 0, se necesitan 10,6 sueldos básicos, mientras que en 2017 se necesitaban cinco salarios mínimos para los usados y ocho sueldos básicos para los coches nuevos.