La caída en las matriculaciones diésel contribuye al aumento de las emisiones de CO2

La caída en las matriculaciones diésel contribuye al aumento de las emisiones de CO2

Las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) de los coches nuevos vendidos en España se situaron en 117 gramos por kilómetro recorrido en lo que va de año, lo que supone un crecimiento del 1,8% respecto a la media del mismo periodo del año pasado, según datos de la consultora MSI para Faconauto. Continúa así con la tendencia negativa que experimentó esta estadística durante 2017, cuando se incrementó por primera vez en diez años.

La caída en las matriculaciones de los coches diésel de última generación que emiten menos CO2 que los de gasolina y que suponen ya sólo un 36,9% del mercado, es la clave que explica este incremento, a juicio de la patronal. Las ventas de coches diésel cayeron un 16,5% hasta septiembre, mientras que las de gasolina se incrementaron un 36,7%, suponiendo el 55,5% de todas las adquisiciones.

Los motores diésel emiten hasta 20% menos de CO2 que los equivalentes de gasolina, por lo que el descenso en sus matriculaciones, junto al repunte de los de gasolina, explica el mal dato de emisiones medias en lo que va de año, según Faconauto.

En cuanto a la evolución de las emisiones de CO2, en España han experimentado importantes caídas desde el año 2004, cuando se situaban en 155 gramos por kilómetro cuadrado, aunque durante 2017 se incrementó por primera vez en diez años. Esta tendencia parece continuar en lo que va de 2018, incrementándose las emisiones medias o manteniendo la cifra de 116 gramos que se alcanzó el pasado ejercicio.

Faconauto considera que, con la configuración actual del mercado, en la que predominan los motores de combustión, la última generación de vehículos diésel es esencial para alcanzar los objetivos climáticos y la descarbonización del transporte en el futuro cercano. En este sentido, los países de la UE han alcanzado un acuerdo para reducir las emisiones de CO2 de coches y furgonetas en un 35% en 2030.

Al mismo tiempo, para la patronal de los concesionarios, los Vehículos de Energías Alternativas (VEA) protagonizarán la movilidad del futuro, pero todavía no terminan de ser una alternativa real para los ciudadanos, a pesar de que están experimentando un fuerte repunte. Así, en lo que va de año los eléctricos sólo han representado el 0,3% de las matriculaciones, mientras que los híbridos (gasolina o diésel/motor eléctrico) suponen un 5,7% y los híbridos, a gas un 1,1%.

“La llegada real al mercado de los VEA será también clave para lograr reducciones significativas de CO2 más allá de los niveles de 2020, pero pasa por la disponibilidad de la infraestructura de recarga”. Al respecto, Faconauto cree que “el liderazgo de las Administraciones Públicas para intensificar las inversiones en infraestructuras no está siendo suficiente, a pesar de ser determinante, como sí ocurre otros países de nuestro entorno”.

“El incremento en las emisiones medias de CO2 de los coches vendidos en España es un claro indicador de que el debate que generado en torno al diésel es poco realista, lo que está resultando contraproducente para el objetivo común, en el que el sector está completamente involucrado, que es alcanzar una movilidad sostenible”, señala Gerardo Pérez, presidente de Faconauto. “Para ello, además de mantener una neutralidad tecnológica, se debe ir a la raíz del problema, un parque automovilístico muy antiguo y contaminante y fomentar la solución que pasa por facilitar el achatarramiento de esos coches más viejos. Este ha de ser uno de los temas esenciales que recoja el acuerdo marco en el que ya está trabajando el Gobierno con el sector, a través del Consejo Estratégico de la Automoción, en el que también participa Faconauto”.

Por comunidades autónomas, todas han visto crecer las emisiones medias de C02 de los coches nuevos vendidos a excepción de Canarias, que ha mantenido su media en 118 gramos por kilómetro cuadrado en lo que va de año. El resto de las regiones experimentan un incremento en el CO2 con Ceuta y Melilla a la cabeza con 126 gramos, lo que supone tres gramos más con respecto al ejercicio anterior. Le siguen Aragón y País Vasco (121), Navarra y La Rioja (120), Asturias, Castilla y León y Cataluña (119), Cantabria, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana (117), Andalucía, Baleares, Galicia y Murcia (116) y Extremadura y la Comunidad de Madrid (115).

Deja un comentario