En septiembre se matricularon 69.167 turismos y 4x4, con una caída del 16,97% sobre el mismo mes del año pasado. Pero mientras que el canal de particulares (39.602 vehículos) desciende un 17,7%, el de empresas (26.980 vehículos) reduce la caída al 12,1%. Las alquiladoras, por su parte, compraron en el mes 2.457 turismos y todo caminos, con un derrumbe del 43% sobre septiembre de 2017.

La entrada en vigor de la homologación de las emisiones medidas con el nuevo test WLTP ha desvirtuado notablemente las ventas de los tres últimos meses, según indican desde Ancove. Así, las matriculaciones subieron el mes de julio un 19,31% (29,5% el canal de empresas) y en agosto, otro 48,7% (86% el canal de empresas), lo que ha condicionado el resultado de septiembre, con una descenso de 17% (-12,1% empresas).

En lo que va de año, las ventas de turismos (1.042.672 unidades) han crecido un 11,7%, aunque la compras de particulares (500.737) continúan por debajo al incrementar un 8,4%, frente al 20,1% del canal de empresas (271.634) -impulsado por las compras de los concesionarios- y un 8,2% de las rentacar (199.398).

Según los datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos, el último día hábil del mes, el viernes 28 de septiembre, se matricularon 14.167 turismos y 4x4, lo que supone el 21,2% del total de todo el mes. “Los concesionarios tienen un cierto agotamiento financiero por las fuertes compras que han tenido que asumir los dos últimos meses para poder absorber el stock generado con la entrada de los nuevos test de emisiones impuestos por Bruselas”, explica Ancove.

“Las matriculaciones de septiembre no son significativas por el fuerte efecto que ha supuesto la entrada en vigor de las nuevas emisiones derivadas de los test WLTP. Por este motivo, desde Ancove nos quedamos en el dato acumulado, que arroja un crecimiento de casi del 12% en los tres primeros trimestres del año", declara Elías Iglesias, presidente de Ancove. "De todas formas, las compras del canal de empresas sigue muy condicionado por las adquisiciones de los concesionarios. Todos estos vehículos deben salir al mercado con descuentos muy fuertes y, no se puede olvidar, que por cada kilómetro cero que se vende se deja de colocar en el mercado uno nuevo, mermando así las ventas del canal de particulares como se viene apreciando mes a mes”.