En Cataluña, las matriculaciones de turismos han cerrado noviembre con un total de 14.838 unidades, lo que representa una bajada del 14% respecto al mismo mes de 2017. En el acumulado del año, la cifra asciende a 171.547 unidades, un 1,7% respecto al periodo enero-noviembre del año anterior. Mientras, el comportamiento del mercado español presenta una caída mensual del 12,6% y mantiene un crecimiento acumulado anual del 8%.

Por provincias, Barcelona presenta una bajada porcentual del 15%, mientras que en el acumulado anual disminuye un 4% respecto al año 2017. Las otras tres provincias marcan también indicadores mensuales negativo. Por este motivo, el total catalán baja un 1,7% respecto al mismo periodo acumulado del año 2017.

En un análisis por canales, el de particulares baja un 6,4% en noviembre, mientras que en el conjunto nacional lo hace en un 10,6%. Entre enero y noviembre, la caída se cifra en un 5,8%, un dato que se puede calificar atendiendo a la evolución del mercado, como bueno para la actividad de las concesiones de automóviles, según el Gremi del Motor y Fecavem.

Por su parte, el canal rent-a-car mantiene su caída con un 53,6%, mientras que la media en el conjunto del estado es del 28,4%. Según las entidades, el factor decisivo en la evolución de este indicador está relacionado con la incertidumbre que provoca el nuevo impuesto catalán que grava las emisiones de CO² de los automóviles. En cuanto al canal de empresas, en Cataluña cerró con una caída del 21,6%, mientras que la media estatal ha sido del 12,3%.

Las motorizaciones alternativas, en conjunto, suman el 12,3% de las matriculaciones de automóviles

En Cataluña, la motorización preferente del mercado es la de gasolina (67,8%) y el diésel continúa perdiendo peso específico, situándose en un 22,4%. Por su parte, el vehículo con motor eléctrico representa un 0,6%. Estos son los únicos que no usan motor de combustión interna y los que superarían la prohibición, en los términos actuales, que prevé el anteproyecto de ley anunciado por el Gobierno. Las motorizaciones alternativas representan un 9,8%, que es la suma de automóviles híbridos eléctricos (7,4%), automóviles motorizados con gas (1,8%) y eléctricos puros (0,6%).

Joan Blancafort, responsable de Comunicación del Gremi del Motor de Barcelona y Fecavem, lamenta que el descenso de matriculaciones frene la tasa de renovación y lleva, como efecto negativo, al envejecimiento del parque móvil estimado en doce años de media. “Una suma de factores ha cambiado la tendencia de los últimos años y los compradores optan por posponer la decisión de renovación. Esta debilidad de la demanda tiene como primera causa la desaceleración de la economía; la segunda, el clima negativo en torno a la automoción; y una tercera, como es la incertidumbre sobre las motorizaciones de los vehículos”.

Estos últimos meses del año son tradicionalmente los mejores para comprar porque coinciden el esfuerzo del sector en cumplir objetivos y mejores promociones de compra, con los meses del año tradicionalmente más buenos de compra por las Fiestas y las campañas comerciales

El responsable también destaca el compromiso del sector de la automoción por la sostenibilidad y la seguridad vial, llevando a cabo constantes avances tecnológicos e inversiones millonarias en I+D, por lo que los motores diesel de última generación, así como el resto de motorizaciones que equipan los vehículos nuevos, representan una opción actual y de futuro y responsabiliza de los efectos contaminantes a los vehículos de mayor antigüedad. “Por ello, la Administración Pública y el sector de la automoción deben trabajar unidos para retirar las unidades más ineficientes del parque móvil”. Finalmente, afirma que las flotas ya han deslocalizado las matriculaciones en otros lugares para evitar una eventual entrada en vigor del Impuesto catalán sobre las emisiones de CO2.