Conforme a los límites de la normativa de emisiones Euro 5 y Euro 6, la comprobación precisa de los inyectores ‘Common Rail' que equipan los motores diésel modernos adquiere una importancia cada vez mayor para el negocio diario de los talleres. Mediante el DCI 700, Bosch ha desarrollado un nuevo banco de pruebas diésel que permite realizar tests precisos y fiables de todos los inyectores ‘Common Rail' -de Bosch y de otros fabricantes-, tanto para turismos como para vehículos comerciales.

Gracias a su nuevo sistema de medición, el DCI 700 se puede usar también para probar inyectores equipados con sistemas actuales de control de inyección, como el Control de Cierre de Aguja (NCC) o el Control de Cierre de Válvula (VCC). En los inyectores con NCC o VCC, un circuito de control electrónico garantiza una alta precisión en la dosificación de la inyección a lo largo de toda la vida útil, contribuyendo así al cumplimiento de los límites de emisiones de escape aplicables. Esta novedosa tecnología requiere nuevos sistemas de medición que ya proporciona el banco Bosch DCI 700, presentado por primera vez en Automechanika Frankfurt y que se lanzará al mercado a finales de 2018.

El montaje y desmontaje de cuatro inyectores en un turismo o vehículo industrial dura menos de cinco minutos cada uno. Por lo tanto, cuatro inyectores CRI o CRIN conectados se pueden probar en un máximo de 20 minutos. En general, el sistema es fácil de manejar, entre otras cosas, porque ya no requiere mangueras de alta presión. Las actualizaciones de software y los planes de prueba se pueden descargar e instalar online.

Además de la moderna tecnología de medición, los investigadores de Bosch también se han centrado en un proceso de trabajo eficiente y ergonómico, así como un concepto de control intuitivo, para que el operario trabajar en posición vertical frente al banco de pruebas. Asimismo, la base del DCI 700 está inclinada hacia la parte posterior. La pantalla sin reflejos se puede ajustar al nivel de los ojos y girar en todas las direcciones. El espacio de trabajo es luminoso, sin deslumbramientos y cómodo para los ojos del operario.

Existen unos 3.500 talleres Bosch Diesel en el mundo, que están especializados en el mantenimiento y reparación de los sistemas de inyección diésel. Los talleres Bosch Diesel Service (BDS) están centrados en la reparación de componentes de inyección diésel, mientras que los Bosch Diesel Centers (BDC) ofrecen un servicio diésel completo, que abarca desde el diagnóstico y la reparación de componentes, hasta servicios técnicos especializados. Los empleados de todos los talleres Bosch Diesel están capacitados específicamente y cuentan con los últimos equipos de diagnosis y testers, así como con las herramientas especiales requeridas.