La empresa Barin, certificada desde el año 2009, ha adaptado sus sistemas de Calidad y Medio Ambiente a la nueva normativa de 2015, según ha informado el equipo de TÜV Rheinland. Entre otras ventajas, las normas ayudan a reducir los costes y a gestionar mejor el cumplimiento de la legislación, además de suponer un aumento de la calidad y el prestigio del nombre de la empresa o negocio a nivel internacional.

Estos certificados constatan el compromiso a nivel mundial en materia de calidad y medio ambiente, y de cumplimiento de las normativas. En concreto, la norma ISO 9001:2015 determina los requisitos para un sistema de gestión de la calidad. Está elaborada por la Organización Internacional para la Estandarización, un organismo independiente, no gubernamental, que incluye a 162 miembros de diferentes países.

Por su parte, la norma ISO 14001:2015 hace referencia a la normativa internacional en materia de gestión ambiental (SGA). Esta certificación facilita a la organización identificar, priorizar y gestionar cualquier riesgo de este tipo.