Desde el pasado mes de septiembre, Grupo BMW está capacitando y cualificando a sus trabajadores para la producción de baterías en Tailandia que irán destinadas a la planta de Rayong, donde se montarán en los híbridos enchufables basados en las Series 5, 7 y X5. Para ello, personal del Grupo Dräxlmaier ha participado en el programa de formación en producción de baterías de la planta alemana del Grupo BMW en Dingolfing, así como en la fábrica piloto de motores eléctricos.

El objetivo es formarles en tecnologías de vanguardia de producción como la soldadura láser, la activación por plasma, robótica, encolado o inspección de calidad en línea óptica y eléctrica automatizada, según informa BMW y recoge La Vanguardia.

El personal trabajará en las celdas de la batería proporcionadas por los proveedores en la región de Asia, junto con otras piezas importadas, como la carcasa de aluminio, la electrónica y los cables para fabricar baterías de alto voltaje, que se adapten a la calidad del Grupo BMW y a la regulación de Tailandia.

Ambos grupos planean invertir unos 10,73 millones de euros en innovaciones de movilidad eléctrica en Tailandia y la región. Además, el Grupo BMW Tailandia destinará unos 18,78 millones de euros para modelos híbridos enchufables.