Los vehículos automatizados también necesitan información urgente sobre las condiciones meteorológicas de la vía. Bosch ha desarrollado un sistema que les permite sentirlas. “Con nuestros servicios predictivos sobre las condiciones meteorológicas de la carretera, alertamos sobre los peligros antes de que se desarrollen situaciones críticas”, explica Dirk Hoheisel, miembro del Consejo de Administración de Bosch. “Para ello contamos con la ayuda de los datos meteorológicos proporcionados por nuestro socio Foreca. Esto significa que un vehículo automatizado sabrá exactamente dónde puede conducir de manera autónoma, y cómo hacerlo”.

Foreca es uno de los principales proveedores mundiales de información meteorológica, con dos décadas de experiencia en la predicción de las condiciones climáticas de las carreteras. Estos servicios aumentarán la seguridad y harán más suave la conducción, además de incrementar la disponibilidad de las funciones de conducción automatizada. El paquete de servicios de Bosch se lanzará en todo el mundo en 2020, en principio sobre la base de datos meteorológicos.

Hasta el nivel SAE 4 altamente automatizado, la decisión de si un automóvil puede asumir la tarea de conducir depende de factores como el tipo de carretera, el rango de velocidad y las condiciones ambientales. En futuros vehículos automatizados, esta decisión también se basará en los servicios predictivos del estado meteorológico de la carretera provistos por Bosch. Gracias a su ayuda, el vehículo automatizado sabrá a su debido tiempo qué condiciones climáticas se esperan. Esto significa que tendrá el tiempo necesario para adaptar su estilo de conducción, en lugar de tener que delegar la tarea de conducir en el conductor a la primera señal sobre el mal estado de la carretera.

Para sus servicios predictivos sobre el estado de la carretera, Bosch planea su desarrollo en diferentes fases. En el momento de su lanzamiento, previsto en 2020, no se puede esperar que haya una proporción suficientemente grande de vehículos conectados en las carreteras. Bosch estima que se necesitarían unos 20 millones de automóviles conectados para cubrir los aproximadamente 80.000 kilómetros de autopistas sólo en Europa. Por esta razón, los pronósticos meteorológicos en la carretera serán inicialmente la única fuente fiable de información para extraer conclusiones sólidas sobre las condiciones de las carreteras, especialmente en áreas rurales donde hay menos tráfico. Bosch obtendrá de Foreca los datos meteorológicos viales a nivel mundial que están constantemente actualizados.

A medida que un número suficiente de vehículos conectados se dirija a las carreteras, Bosch complementará sus servicios predictivos con los datos del vehículo. Estos datos incluirán información almacenada en el bus CAN, la red de datos central del vehículo, como las temperaturas medidas dentro y fuera del vehículo, y si los limpiaparabrisas están en uso. Gracias a la conectividad, esta información se utilizará en el coche, pero llegará a la nube de Bosch a través del servidor del fabricante de automóviles respectivo. Además, Bosch evaluará las intervenciones regulares del sistema ESP antiderrapaje.