Las vacaciones de verano ya están aquí y son miles los desplazamientos que se harán por carretera, sobre todo en los meses de julio y agosto. Muchos de los que se van de vacaciones optarán por un coche de alquiler para sus viajes. Hertz, empresa global de alquiler de vehículos, ofrece una serie de consejos para evitar gastos imprevistos y alquilar un coche de forma segura.

  1. Realizar la reserva con antelación. En temporada alta es imprescindible reservar el coche con suficiente tiempo de antelación para asegurar el alquiler del vehículo adecuado. La forma más cómoda de reservar el coche es hacerlo a través de la página web de la compañía, donde se suelen encontrar ofertas interesantes y a través de la cual se puede realizar el check-in, para acortar así el tiempo de recogida del coche en la oficina.
  2. Revisar con atención la cobertura del contrato de alquiler. Es muy importante prestar atención al tipo de cobertura incluida en el contrato de alquiler. Normalmente las compañías de alquiler de coches incluyen una cobertura por daños y robo con franquicia. Para mayor tranquilidad, muchos clientes optan por contratar una protección adicional directamente con la empresa alquiladora que elimina la responsabilidad del cliente por daño o robo del vehículo, evitando intermediarios.
  3. Comprobar el estado del vehículo al recogerlo y entregarlo. Al recoger el coche es fundamental comprobar que el coche no cuenta con ningún desperfecto en su carrocería o en su interior. Si se detecta alguna anomalía se debe informar a la empresa de alquiler para que conste en la hoja de inspección y así evitar malentendidos al devolverlo. En su entrega también es conveniente comprobar que no tiene ningún daño para evitar cargos de la empresa de alquiler a posteriori.
  4. Conservar una copia de la documentación firmada. Es imprescindible guardar una copia de toda la documentación firmada con la empresa del alquiler, como el contrato y la inspección que se realiza al coche antes de recogerlo y al devolverlo.
  5. Valorar la opción de incluir a un segundo conductor. Sobre todo en viajes largos, es muy común que el conductor principal se turne con otra persona. En este caso, es imprescindible señalar a la compañía de alquiler que va a haber un conductor adicional, para añadirlo al contrato. En Hertz, por ejemplo, si el cliente es miembro del programa de fidelización Gold Plus Rewards, el segundo conductor puede ser agregado al contrato sin coste adicional.
  6. Comprobar las condiciones de kilometraje y del combustible. En el contrato es recomendable que el kilometraje sea ilimitado, sobre todo si se van a realizar trayectos largos. Con respecto al combustible, cada compañía señala en el contrato la cantidad exacta con la que se debe devolver el vehículo, aunque lo más común es que sea con el depósito lleno. En caso de no entregarlo con la misma cantidad de combustible, la empresa de alquiler cargará el equivalente al coste de éste. Si se quiere evitar pasar por una gasolinera, también se puede realizar un prepago de combustible en el momento de la recogida del vehículo.
  7. Indicar si se va a conducir el coche en otro país. Si se piensa sacar el coche del país donde se alquila, se debe concretar a la hora de firmar el contrato, ya que no todas las compañías permiten sacar el vehículo del país ni ofrecen asistencia en carretera en el extranjero.
  8. Advertir en qué oficina se va a recoger y devolver el coche. Muchas veces, para adecuarse al trayecto de un viaje, es preferible devolver el coche en una ciudad distinta al lugar donde se recoge. Por ello hay que avisar a la compañía, ya que la devolución en una ciudad distinta suele conllevar un coste extra (debido a la logística que implica para la empresa devolver el vehículo a la oficina a la que pertenece). Además, es importante tener en cuenta el horario de la oficina donde se va a devolver, ya que puede ser distinto al de la de recogida.