Cuando un coche se queda sin batería, siempre se puede solicitar ayuda a la asistencia, ellos deducirán qué ocurre y facilitarán un servicio especial para poner el coche en marcha. Pero para aquellos que se preocupan por su vehículo y les gusta anticiparse a los problemas tomando medidas por sí mismos, TAB Batteries facilita algunos consejos para cuidar correctamente la batería y preservar su vida útil lo máximo posible.

1. Elegir la batería que más se adecúe a cada vehículo. Es de vital importancia seguir las especificaciones señaladas en el libro de mantenimiento del coche sobre qué características debe tener la batería a la hora de adquirir una nueva, y nunca usar una que no ostente las prestaciones que se precisan. De lo contrario podría ocurrir que la nueva batería no tuviera las características necesarias para abastecer el sistema eléctrico del vehículo, lo cual implicaría el riesgo de averías en cualquier componente electro-mecánico, incluso en funciones que aparentemente nada tienen que ver con la batería, como podría ser un aumento del consumo de combustible o mal funcionamiento de determinados embragues. A su vez, la propia batería sufriría un desgaste prematuro.

2. Calcular la vida restante de la batería. Se estima entre tres y cinco años, así que si la batería alcanza esa edad, debe revisarse junto con el resto de elementos cuando se lleve el coche a sus mantenimientos regulares. Actualmente, muchas de las baterías en el mercado incorporan el llamado “Ojo Mágico”, que consiste en un visor plástico con las funciones de un densímetro, cuyo color permite conocer el estado de la batería. Sin embargo, dicho visor detecta únicamente el elemento en el que se haya incrustado, por lo que su lectura puede inducir a error.

3. Si se dispone de un voltímetro, puede usarse para medir el voltaje de la batería. Dicha comprobación debe hacerse con el vehículo en reposo y después de llevar unas horas parado para evitar el impacto del alternador en el resultado: 12,6 voltios señalan un 100% de carga, 12,4 V indican una carga limitada (<50%), y por debajo de ese nivel, es necesario recargarla, además de averiguar el motivo del bajo estado de carga. Puede deberse tanto a un mal funcionamiento del alternador, como a una correa destensada.

4. Proteger la batería de las altas temperaturas. Cuando una batería supera el límite de calor que se estima para su “buena salud”, su vida útil se reducirá drásticamente, pudiendo llegar a reducir hasta un 50% su vida si ese exceso de temperatura supera los 50º C. Por tanto, si durante estas vacaciones el coche va a quedar inmóvil varias semanas, es recomendable intentar evitar su exposición a altas temperaturas, siempre que sea posible.

5. Cuidar los bornes de la batería. Para evitar que éstos hagan un mal contacto y el coche no arranque, los más manitas pueden limpiarlos bien, eliminando todas las impurezas. Para ello se puede utilizar un cepillo, agua, bicarbonato y un paño antiestático, así como vaselina filante o un aerosol específico antes de volver a montarlos para evitar su corrosión y descargas accidentales.

6. Recargar la batería. Cuando la batería se encuentra descargada (posiblemente debido a que el coche haya estado largo tiempo sin utilizar), es necesario recargarla; para ello, la elección del cargador adecuado conllevará que recupere su estado de carga de modo óptimo. Los cargadores de Alta Frecuencia CTAB aseguran que todo el proceso se realice de forma correcta.

7. Cuidar el alternador. El sistema eléctrico del coche pone en marcha el motor y permite usar las luces, el aire acondicionado, el claxon y demás. Su parte más importante, junto con la batería, es el alternador, ya que éste es el que la carga. Ahora bien, si un alternador produce energía en exceso, la batería se sobrecarga y se desgasta prematuramente. Por el contrario, si el alternador no genera energía suficiente, la batería no se recargará como es debido y no podrá atender las necesidades de los componentes eléctricos del vehículo.

Y como últimos consejos para preservar el buen estado de la batería del coche, desde TAB Batteries señalan que:

  • Cuando se ha tenido un golpe, es recomendable mandar revisar la batería para evitar una posible fuga de electrolito de la terminal que provocaría corrosión en las partes que entrarán en contacto.
  • Hay que tener en cuenta que el uso de dispositivos como los faros, la climatización o la radio descargan en gran medida la batería cuando el coche no está en marcha, de modo que siempre que sea posible se debería evitar hacer un uso superfluo de ellos a motor parado.
  • Y, en definitiva, cuando se deba cambiar la batería de un vehículo porque ya no funciona en buenas condiciones, esta ha de ser llevada a un taller, a un centro de reciclaje o a un punto limpio para evitar la contaminación. En TAB Batteries cuentan con Eco Motion, un servicio de reciclado de baterías con el que las traslada hasta sus plantas de reciclaje. Una vez allí, la empresa a la reutilización del plomo, el polipropileno y la neutralización del ácido sulfúrico, con lo que materializa su compromiso con la correcta preservación del medio ambiente.