La ACEA (Association des Constructeurs Européens d'Automobiles) es la asociación de los 15 fabricantes de automóviles más importantes de Europa. Entre otras funciones, define los requisitos mínimos que deben cumplir los aceites de motor en las llamadas secuencias ACEA. Éstos se ajustan a intervalos determinados para satisfacer las demandas actuales de la industria automovilística europea. La última actualización del 1 de diciembre de 2016 entraba en vigor el pasado 1 de diciembre para cubrir las solicitudes de productos tras un periodo transitorio de dos años.

Los nuevos materiales y el creciente número de modernos motores de inyección con turbocompresores han hecho necesaria la creación de dos nuevas pruebas de motores. La proporción de combustibles alternativos como el biodiesel es cada vez más importante, de modo que la compatibilidad con los biocarburantes desempeña un papel cada vez más crítico. Estos nuevos combustibles, así como las cada vez más altas temperaturas de combustión, pueden provocar una mayor oxidación y, por lo tanto, que el aceite se vuelva mucho más espeso.

Que un aceite sea el idóneo para un motor concreto se comprueba con dos pruebas de oxidación, explican desde Fuchs. Para los motores sobrealimentados, la limpieza del turbocompresor es fundamental. La tendencia que tenga el compuesto a formar depósitos de aceite se valora en cada prueba de motor correspondiente.

Los nuevos motores utilizan materiales de sellado modernos, por lo que los aceites de motor deben ser compatibles con ellos, lo que se determina en estudios de compatibilidad de elastómeros

Los esfuerzos de la industria para reducir el consumo de combustible y, por lo tanto, las emisiones de CO2 y otras emisiones, también afectan al aceite de motor. Especialmente para la ACEA 2016 se introdujo la categoría AECA C5. Los nuevos motores utilizan materiales de sellado modernos, por lo que los aceites de motor deben ser compatibles con ellos, lo que se determina en estudios de compatibilidad de elastómeros.

En Fuchs han calificado todos sus productos acorde a la ACEA 2016 y habrán actualizado la información a partir de diciembre de 2018, proporcionando una gran protección para el motor y cumpliendo con los últimos requisitos. Para los productos que se especificaron previamente de acuerdo con la ACEA A1/B1, la empresa tiene ahora esta declaración como recomendación, ya que la ACEA ha suspendido la A1/B1.

Desde la compañía anuncian también que la ACEA ya ha comenzado a preparar la próxima versión de las secuencias de la normativa, con el objetivo de introducirlas en diciembre de 2018 aunque esta fecha aún no ha sido confirmada. La ACEA 2018 mostrará la demanda que requieran los aceites de motor modernos, incluyendo temas como el LSPI y el aumento de la eficiencia.