La empresa británica de ingeniería GKN está en conversaciones con la estadounidense Dana sobre su negocio automotriz, abriendo un nuevo frente en su batalla para combatir una oferta hostil de Melrose Industries por 7.000 millones de libras esterlinas (7.852 millones de euros).

GKN declaraba el pasado 2 de marzo que cualquier combinación de GKN Driveline con Dana se efectuaría principalmente en capital, pero no dio detalles sobre el control, informa Automotive News Europe.

En un intento por luchar contra el enfoque de efectivo y acciones de Melrose, que argumenta que lo infravalora, GKN ya tenía planeada la separación de sus principales negocios aeroespaciales y automotrices a mediados del próximo año. Según la empresa, el posible acuerdo con Dana podría proporcionar un mayor valor a los accionistas que su plan de escisión y, por lo tanto, lo exploraría como una opción junto con dicho plan.

El tamaño similar de Dana (5.841 millones de euros de ingresos anuales) y GKN Driveline (5.944 millones de euros), más el hecho de que cualquier trato se haría principalmente en equidad en lugar de efectivo, ha llevado a algunos analistas a cuestionar la combinación.

Dana y GKN ya han trabajado juntos en el pasado, informa el Financial Times. Formaron una alianza en 1999 para diseñar sistemas avanzados de transmisión para turismos, camionetas y SUV. Después de un comienzo titubeante, la asociación se formalizó en 2003. Sin embargo, en 2006, Dana se declaró en bancarrota debido a que la declinación de la industria automotriz de Estados Unidos afectó a los proveedores. Salió de la protección en 2008 con ventas de 475 millones de dólares (385 millones de euros) y 10.000 empleados menos.