GreenChem, uno de los principales productores y distribuidores de AdBlue en Europa, afirma que aún hay recorrido para los vehículos diésel, después de presentar el Libro Verde del Diésel, documento en el que se analizan distintos estudios y datos pasados y presentes para esclarecer cómo será su futuro.

La incertidumbre existente a partir de las nuevas normativas europeas ha condicionado, por ejemplo, la compra de vehículo nuevo. En el Libro Verde del Diésel, por ejemplo, apuntan a que, en 2017, las ventas de coches diésel en España mantuvieron su hegemonía (un 48,3% de la cuota de mercado), mientras que sólo el 5,1% correspondió a vehículos eléctricos, híbridos e híbridos enchufables. Este informe quiere acabar con la percepción social de que este combustible es la opción más contaminante, por lo que pretende reabrir el debate en torno a su futuro.

La aplicación de normativas más exigentes y restrictivas con las emisiones de gases de efecto invernadero han hecho que la industria automovilística dedique todos sus esfuerzos a fabricar vehículos más limpios, y en especial los diésel. Con la entrada en vigor de la Euro 6, los vehículos con este combustible fabricados a partir de septiembre de 2014 emiten un 30% menos de dióxido de carbono y un 85% menos de óxidos de nitrógeno que turismos de hace diez años. Según el manual, este es el mito más extendido en cuanto al diésel, pero hay otros.

  • El diésel contamina más que ningún otro carburante. Actualmente el diésel es un combustible mucho más limpio que hace una década. El reto es renovar el parque automovilístico: en España circulan más de siete millones de vehículos de más de diez años. Por otro lado, hay estudios que demuestran que los nuevos motores de gasolina de inyección directa y baja cilindrada, contaminan hasta diez veces más.
  • Los vehículos diésel no podrán acceder a las grandes ciudades. La restricción sólo afectará a partir de 2020 a los vehículos antiguos más contaminantes sin distintivo medioambiental de la Dirección General de Tráfico. Se tratará de los coches de gasolina anteriores al 2000 y los de diésel fabricados antes del 2006.
  • Los gasolina superan en ventas a los diésel. No es cierto: España es un país de diésel. Las ventas de coches con este combustible se situaron en el 48,3% en 2017, mientras que las de gasolina se mantienen en el 46,6%. El 5,1% restante corresponde a los eléctricos e híbridos.
  • Los vehículos con ‘emisiones cero' son la mejor opción. Lo serían, pero los vehículos con emisiones cero no existen. Los coches eléctricos consumen energía proveniente de los combustibles fósiles, sin contar los costes medioambientales de producción y desechos de las baterías de litio. Sólo un tercio de la contaminación de partículas PM10 y PM2,5 procede del tubo de escape de los coches de diésel y gasoil.

En cuanto a las alternativas al diésel, un futuro más sostenible no pasa por la gasolina, pero tampoco por los vehículos eléctricos. El Libro Verde del Diésel recuerda que si se tiene en cuenta la huella de carbono (que analiza globalmente todo el ciclo de vida de un vehículo), no hay grandes diferencias entre las diferentes opciones, ya que los eléctricos también consumen energía generada a partir de combustibles fósiles. El reto, por tanto, es global. Y eso demuestra que al diésel le quedan aún kilómetros de recorrido.