El cambio de la bomba de agua o de la correa de distribución son dos de las operaciones más comunes en cualquier taller mecánico. Si bien a lo largo del tiempo ambas sustituciones se hacían por separado cuando el componente en cuestión fallaba, en la actualidad fabricantes de vehículos y de componentes recomiendan efectuar el cambio en una misma reparación. No en vano, ofrece tres importantes beneficios para el cliente: ahorra en mano de obra, reduce sus visitas al taller y mejora tanto la calidad como la seguridad de la intervención, tal y como recuerda Industrias Dolz.

Con un parque de turismos con una media de edad de 12 años, no es de extrañar que éstos superen sin problemas los 240.000 kilómetros antes de ser reemplazados. A lo largo de ese kilometraje, los conductores deberán sustituir, de media, dos veces la bomba de agua y otras dos la correa de distribución (puede variar según modelos). Si el automovilista cambia en el taller estos dos componentes por separado, deberá acudir en esos 240.000 km hasta en cuatro ocasiones, con unas facturas que sumarán unas 14 horas, a lo que habrá que añadir el coste de las bombas de agua y las correas de distribución.

Por el contrario, si en esos mismos 240.000 km, al realizar esas mismas operaciones, se utilizan kits de distribución con bomba, el cliente reducirá a sólo dos las visitas al taller, por las que se le cobrará en cada una alrededor de 4,5 horas de media de mano de obra (en total sólo unas nueve horas) más el coste del kit completo, que suele tener un precio menor que las piezas por separado.

Realizar esta operación en una única intervención favorece el acoplamiento óptimo de los componentes sustituidos, evitando su envejecimiento prematuro y un posible daño en el rodamiento de la bomba, además de eventuales fallos por el desmontaje y montaje de la pieza no sustituida. Además, se mejora tanto en la calidad como en la seguridad de la operación, pues al cambiarse conjuntamente, las piezas se acoplan mejor entre sí desde el principio y los rodamientos de la bomba no se debilitan tan fácilmente y, por lo tanto, los riesgos se minimizan.

En este sentido, antes de llevar a cabo el montaje de una bomba de agua o de un nuevo kit de distribución, Industrias Dolz aconseja al profesional de la reparación que se asegure de que posee todas las herramientas necesarias para dicho montaje a fin de evitar dañar los componentes. De igual forma, Dolz recomienda seguir siempre las especificaciones del constructor del vehículo en cuanto a pares de apriete y tensión de la correa.

No en vano, en ocasiones, “la sustitución de la correa de distribución puede provocar una avería en la bomba de agua. Si se tensa demasiado, provocará un esfuerzo extra en el giro de tal forma que el eje de la bomba, poco a poco, irá cediendo provocando una fuga de líquido, e incluso produciendo rozaduras en las palas de la hélice”, comenta Javier Vicent, responsable de Marketing de Industrias Dolz.

Industrias Dolz ofrece al taller dos vídeotutoriales donde explica de forma práctica y sencilla cómo montar, paso a paso, bombas de agua y kits de distribución.

Con más de 80 referencias, la gama de kits de distribución con bomba de agua DOLZ cubre más del 90% de las ventas de vehículos en España y el 85% del mercado europeo. Cada kit de distribución DOLZ, con calidad equivalente a la de origen, contiene todo lo necesario para su montaje: bomba con junta, cuando es necesario, correa de distribución, rodamientos y tornillos.