Kiichiro Toyoda fue uno de los cinco directivos del sector propuestos este año para formar parte del Salón de la Fama de la Automoción. Se le reconoce el mérito de llevar Toyoda Automatic Loom Works, una empresa textil creada por su padre, Sakichi Toyoda, al sector de la fabricación de automóviles en 1933. Kiichiro Toyoda fue presidente de Toyota Motor Corporation entre 1941 y 1950, y su legado se extiende hasta la actualidad.

“Kiichiro Toyoda encarnó un nivel de visión de futuro e innovación que pocas personas han tenido en la historia y lo demostró con sus fundamentales aportaciones al sector de la automoción. Es para nosotros un honor incorporarlo en 2018 en el Salón de la Fama de la Automoción”, declara Ramzi Hermiz, presidente y CEO de Shiloh Industries y presidente del Consejo del Salón de la Fama de la Automoción.

Una delegación de ejecutivos de Toyota, encabezados por el presidente del Consejo, Takeshi Uchiyamada, recogió el galardón otorgado a Kiichiro Toyoda en nombre de la compañía y de la familia, en la celebración que tuvo lugar en el propio Salón de la Fama.

“Estados Unidos era un lugar especial para Kiichiro. Se quedó asombrado con la cantidad de automóviles que circulaban por las ciudades norteamericanas a finales de los años veinte y ese fue el catalizador para su determinación de establecer una industria de la automoción en su país natal, Japón. Como sucesor y nieto suyo, estoy muy agradecido y orgulloso de que Kiichiro haya sido incluido en el Salón de la Fama de la Automoción en Estados Unidos”, explicó Akio Toyoda, presidente de Toyota Motor Corporation.

“Kiichiro tuvo la audacia de cambiar el modelo de negocio de Toyota y pasar de los telares automáticos a los automóviles sin verse frenado por sus éxitos anteriores”, añadió el máximo responsable de Toyota. “Puesto que este reconocimiento llega en un momento en que nuestro sector está experimentando profundos cambios, creo que su mensaje hoy sería esforzarnos para ayudar a revolucionar el futuro de la movilidad, incluso si el éxito no es inmediato”.

La celebración contó con la presencia de una réplica de un Toyoda AA de 1936, cedida por el Museo del Automóvil Petersen de Los Ángeles. El Toyoda AA, diseñado y fabricado bajo la supervisión de Kiichiro Toyoda, fue el primer automóvil de producción de la compañía. Constituyó la primera oportunidad de Toyoda para experimentar con técnicas de producción no generadoras de residuos y centradas en la eficiencia, incluido el famoso concepto 'Just-in-Time'. El vehículo ayudó a abrir el camino para el reconocido Toyota Production System.