Conducir con lluvia implica una pérdida de visibilidad considerable y reduce la capacidad de agarre de los neumáticos. En primer lugar, y por encima de todo, es imprescindible extremar la precaución siempre que haya que conducir en condiciones de lluvia, destaca Krafft Auto en su último post.

En segundo lugar, debido a esa pérdida de capacidad de agarre de los neumáticos, éstos deben encontrarse en buenas condiciones, con dibujo mínimo de 1,6 mm y la presión adecuada. Si, de entrada, los neumáticos no se están en buen estado, se incrementan las probabilidades de sufrir una situación de pérdida de control del vehículo. Por esta misma razón, cuando haya que conducir con lluvia, habrá que incrementar la distancia de seguridad con el resto de los vehículos, ya que la distancia de frenado es más larga cuando el asfalto está mojado y más aún si las temperaturas rozan o están por debajo de los cero grados.

Por otro lado, y para mejorar en la medida de lo posible la visibilidad, las escobillas del coche deben estar en perfectas condiciones. Las escobillas son las encargadas de retirar el agua que se acumula en el parabrisas y si no son capaces de realizar su función de manera adecuada, se mermará aún más la visibilidad. Es muy recomendable, además, tratar el parabrisas con un tratamiento anti-lluvia o utilizar un lavaparabrisas con tratamiento anti-lluvia incorporado, que ayudará a que el agua se deslice por el parabrisas, retirándose rápidamente con la ayuda de la propia velocidad del coche.

También hay que comprobar regularmente el nivel de líquido lavaparabrisas para no quedarse sin él cuando más se necesita. Para el tratamiento interior del parabrisas, Krafft Auto recomienda utilizar un tratamiento anti-vaho que ayudará a evitar que se empañe. En este sentido, es importante verificar que funcionen apropiadamente tanto el climatizador (calefacción/aire acondicionado), como el sistema para eliminar el empañamiento de parabrisas delantero y trasero.

En cuanto al estado de las luces, no sólo ver es imprescindible, sino que ser vistos es también esencial cuando conducimos en lluvia, más aún si es de noche. Revisar regularmente que luces de posición, cruce, largas y antiniebla, así como los intermitentes y las luces de freno funcionan correctamente garantizará que se puede contar con estos indispensables en los días de condiciones climatológicas adversas.