SalonVO5La prohibición de realizar pagos en efectivo a partir de 2.500 euros en operaciones con un profesional, que entra en vigor a partir del 19 de noviembre, podría afectar al 36 % de las ventas de coches usados, lo que supone un volumen de más de 600.000 anuales, según las estimaciones de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

El ‘Libro Blanco del VO' de Ganvam dice que la crisis y la falta de financiación han aumentado los pagos al contado en estos últimos años, hasta el punto que el 52 % de las operaciones de compra de particular a profesional se llevan a cabo de este modo, y nueve de cada diez superan los 2.500 euros.

La asociación señala que, a día de hoy, el 40 % de las compras de vehículos de segunda mano se hacen a un profesional, mientras el restante 60 % está en manos de particulares.

Para el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, “la nueva limitación del pago en efectivo aportará mayor transparencia al mercado de usados y frenará el fraude fiscal”.

También se pondrá freno, prosigue, a la competencia desleal de los que defraudaban, frente a una abrumadora mayoría de empresas que cumplen con sus obligaciones tributarias.