FlotasVILos anticipos por la compra de un vehículo que se paguen antes del próximo 1 de septiembre no se verán afectados por la subida del IVA, aunque la entrega del propio vehículo se retrase más allá de esa fecha. De este modo, el incremento tan sólo afectará al importe que falta por pagar.

Esta circunstancia se debe a que, por ley, debe aplicarse el IVA vigente en el momento de devengo del impuesto, es decir, cuando se entregue el producto, se preste el servicio o se realice un pago anticipado.

De igual forma, nos recuerda Ganvam, existe la posibilidad de que se entregue el vehículo y se expida la factura en un momento posterior. En este caso, el devengo del impuesto se produce con la puesta a disposición del coche, independientemente de cuándo se expida el recibo que, con carácter general, debe emitirse en el momento de la entrega del dinero.

También el área de posventa se verá afectada por la subida del IVA, debido a que el devengo se produce cuando el coche ya está reparado y es devuelto al cliente, aplicándose el tipo vigente en ese momento. Por ejemplo, si se deja un vehículo a reparar en agosto, pero se recoge en septiembre, se aplicará el 21 %.