Las participaciones de Ernst Prost, el socio director gerente de Liqui Moly, pasan a las manos del Grupo Würth con la llegada del nuevo año. “Con ello aseguro la continuidad de Liqui Moly, para una época en la que yo ya no esté al mando”, declara el propio Ernst Prost, quien seguirá siendo el director gerente del grupo empresarial.

La compañía goza de altos coeficientes de capital propio y repite récord de ventas también este año, pero Prost asegura en un comunicado que “quería tomarme el tiempo para crear un marco de prevención, ahora que nos va bien y que no tenemos que decidir en condiciones adversas”.

Desde hace casi 20 años, el Grupo Würth es un “socio silencioso” en Liqui Moly, ya entonces era “un seguro contra imprevistos”. Aunque el Grupo Würth, con sus más de 70.000 empleados y unas ventas que ascienden a 12.500 millones de euros, sea mucho más grande que Liqui Moly, se trata también de una empresa familiar. “Por eso sé que en el Grupo Würth Liqui Moly está en buenas manos”, añade Ernst Prost.

Liqui Moly continuará siendo una empresa independiente dentro del Grupo Würth. Ernst Prost seguirá como director gerente y los empleados no notarán cambio alguno. “El que me conoce sabe que para mí los copartícipes son la prioridad”, concluye Prost. “No tendría sentido ninguno cambiar algo en la trayectoria plagada de éxitos de estos últimos años. Todo seguirá como hasta ahora, sólo que bajo un techo más grande que nos protege mejor”.