Loctite muestra los cinco errores que no se deben cometer al usar un sellador de juntas

Loctite muestra los cinco errores que no se deben cometer al usar un sellador de juntas

La formación de juntas es un proceso que muchas veces no sería posible sin el uso de selladores, un material que se utiliza para unir dos componentes (la junta y el elemento a sellar). Rellena el espacio que hay entre ambos y crea una especie de barrera protectora que garantiza la estanqueidad, es decir, impide que entren aire, agua u otras partículas en el interior de los componentes.

El sellador es un elemento muy importante, ya que de su aplicación depende en gran medida el éxito en el proceso de formación de juntas. Por eso, hay que evitar caer en errores como los que Loctite explica en un artículo de su Blog Ruta 401.

1. No limpiar la superficie que se va a sellar. El sellado perderá efectividad si alguna de las piezas está contaminada con aceite, grasa o cualquier otro tipo de suciedad. Un producto recomendado para la limpieza de superficies es Loctite SF 7063, aunque, en caso de que se trate de restos más difíciles de retirar, se puede emplear Loctite SF 7200.

2. Elegir el sellador equivocado para el material. No se puede utilizar cualquier sellador en cualquier superficie. Algunos están formulados para ser efectivos en componentes metálicos, mientras que otros están destinados a sellar otros materiales.

3. No elegir selladores anaeróbicos o de silicona. Los selladores anaeróbicos tienen numerosas ventajas; por ejemplo, curan en ausencia de aire, pueden soportar temperaturas de hasta 200º C, ofrecen una gran resistencia estructural y suelen ser bastante compatibles al contacto con agentes químicos. Por su parte, los de silicona son ideales para rellenar grandes holguras y soportan rangos de temperatura muy amplios (entre -70º C y 350º C).

4. Aplicar el sellador de forma incorrecta. Una vez que las superficies están limpias. se procede a la aplicación del sellador. Se debe aplicar un cordón continuo sobre la superficie que se quiera unir, evitando los “pegotes” y rodeando los orificios de los tornillos para que no existan fugas. Esto es importante, ya que de no hacerlo así, el sellado se podría resentir al aplicar cargas o compresión sobre las piezas.

5. No ajustar bien el par de apriete. Ya se puede utilizar el mejor sellador del mercado que si no se aplica a los tornillos el par de apriete indicado, no servirá de nada. Por tanto, siempre se deben seguir las instrucciones de montaje del fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*