El distribuidor salmantino de neumáticos Grupo Andrés advierte de que el mal estado de los neumáticos ocasiona en verano cerca del 15% de los problemas en carretera, por lo que recomienda revisar la presión de inflado y el dibujo de las ruedas antes de viajar en vacaciones.

Gráfico de presión de inflado frente a consumo de combustible.

Una presión incorrecta afecta a la duración de los neumáticos porque genera un desgaste irregular de las gomas, hay más riesgo para la estructura del neumático y el comportamiento del vehículo será peor, lo que pone en peligro a todas personas que están en la carretera. Cuando la presión se ve afectada por elevadas temperaturas, se reduce el tiempo de frenado y, por otro lado, se puede producir una deformación de la carcasa que acabe en reventón.

Sin duda, en la calidad de los desplazamientos de vacaciones estivales confluyen mucho dos factores relacionados con la estacionalidad: la sobrecarga de los vehículos y altas temperaturas, que causan que el asfalto de las carreteras alcance hasta los 60 grados. Ambos aspectos repercuten en la presión de los neumáticos y el desgaste de la banda de rodadura.

Ante la influencia del clima, la recomendación de Grupo Andrés es optar por los neumáticos All Season a medida que se disponga de las diferentes marcas. Este tipo de ruedas se adapta perfectamente a la conducción en altas temperaturas, tan normales en el verano español; por ende, actúan de forma “milagrosa” ante cualquier evento climatológico adverso (tormentas de verano de lluvia y granizo); y permitirá, sin tener que realizar ningún cambio, abordar la llegada del otoño e invierno siguiente con máximas garantías.