Nuevo propulsor básico para coches eléctricos “e-axle” de Bosch

Nuevo propulsor básico para coches eléctricos “e-axle” de Bosch

En el eje motriz eléctrico de Bosch, o “e-axle”, la compañía alemana ha combinado tres componentes del propulsor en una sola unidad. El motor, la electrónica de potencia y la transmisión forman una unidad compacta que impulsa directamente el eje del coche, lo que hace que el grupo propulsor no sólo sea mucho más eficiente, sino también más asequible. “Con su eje motriz eléctrico, Bosch está aplicando el principio todo-en-uno a la propulsión”, asegura Rolf Bulander, miembro del Consejo de Administración de Robert Bosch y presidente del área empresarial Mobility Solutions.

Los componentes son muy flexibles, lo que significa que el e-axle puede ser instalado en híbridos y coches eléctricos, ya sean compactos, SUV e, incluso, camiones ligeros, lo que significa el acceso a un enorme mercado.

El novedoso propulsor eléctrico está desempeñando un papel clave en el impulso de la compañía por el liderazgo global del mercado de la electromovilidad a partir de 2020. A día de hoy, existen más de 500.000 coches eléctricos e híbridos equipados con componentes Bosch, lo que proporciona a la empresa una dilatada experiencia en la fabricación de motores eléctricos, ejes motrices y electrónica de potencia.

Bosch, que prevé el inicio de la producción en serie para 2019, tiene para este componente un concepto de fabricación flexible y globalmente aplicable. El concepto garantiza que cada cliente obtendrá una solución personalizada que podrá integrarse rápidamente en sus líneas de fabricación.

“En lugar de innumerables especificaciones, unos pocos parámetros resultan suficientes para que Bosch pueda personalizar el e-axle”, asegura Mathias Pilin, vicepresidente ejecutivo de electromovilidad. Todo lo que el cliente tiene que hacer es determinar el rendimiento, el par y el espacio de instalación que necesitan, y Bosch optimiza el resto del grupo propulsor para ajustarse a esos parámetros.

El propulsor puede entregar entre 50 y 300 kilovatios de potencia y es, por lo tanto, capaz de mover eléctricamente también vehículos grandes como los SUVs. El par en el eje del vehículo puede variar de 1.000 a 6.000 Newton metros. Cuando se instala en vehículos híbridos y eléctricos, es posible la motricidad de los ejes delantero y trasero. Un eje eléctrico que entrega 150 kilovatios pesa aproximadamente 90 kilogramos y es bastante más ligero que los componentes individuales combinados usados hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*