PSA es acusado en Francia de trucar sus motores diésel

PSA es acusado en Francia de trucar sus motores diésel

La Dirección General de la Represión del Fraude (DGCCRF) considera que PSA Peugeot Citroën ha utilizado mecanismos de trucaje en sus motores diésel para minimizar las emisiones contaminantes de óxido de nitrógeno (NOx) en las pruebas de homologación, informa el diario Le Monde y recoge Eleconomista.es. En caso de que los tribunales confirmaran estas conclusiones, la multa potencial para PSA sería de hasta 5.000 millones de euros, equivalente al 10% de la media de la facturación del grupo en los ejercicios 2013, 2014 y 2015.

El organismo francés comunicó en febrero su informe de conclusiones a la Justicia, que abrió una instrucción el 7 de abril, de la que se encargan tres jueces especializados en sanidad en el Tribunal de Gran Instancia de París, un procedimiento similar al que se lleva a cabo contra Volkswagen, Renault y Fiat Chrysler también por la tecnología diésel.

En el caso de PSA, los autores del informe calcularon que hay “al menos 1.914.965 vehículos” de la generación Euro 5 (vendidos entre septiembre de 2009 y septiembre de 2015), cuyos motores funcionan con “estrategias fraudulentas”. Se trata de nueve modelos (Peugeot 208, 807 y 5008, Citroen C3 y C5), que no superaban el límite de emisiones de NOx en las pruebas de homologación, pero sí lo hacían en condiciones reales (entre un 30% y un 170%).

De acuerdo a la investigación, tienen un dispositivo que activa un régimen bajo de emisiones sólo cuando detecta las condiciones de esas pruebas mediante un “calculador de control del motor”. Lo hace mediante una estrategia de “calibrados fraudulentos” que, en ese caso, pone en marcha el modo ‘LowNox’, que reduce las emisiones de los gases contaminantes, pero aumenta el consumo de carburante y reduce la potencia del vehículo. Hay un segundo modo, ‘LowCO2’, el que se activa habitualmente cuando el cliente del vehículo lo utiliza, que disminuye el gasto de combustible y aumenta significativamente las emisiones NOx.

Asimismo, la DGCCRF considera que la maniobra presuntamente ilegal no se limitó a los vehículos diésel bajo la norma Euro 5, sino que también se ha prolongado con la Euro 6 (modelos comercializados desde septiembre de 2015). Los investigadores están convencidos de que la Dirección de PSA estaba al corriente y que había una “estrategia global para fabricar motores fraudulentos y luego comercializarlos”.

En una primera reacción a lo publicado por Le Monde, PSA se ha mostrado indignado por esa filtración cuando no ha sido contactado por la Justicia sobre este procedimiento y, por tanto, no ha podido hacer valer sus argumentos ante las conclusiones del antifraude. Por eso, se reserva el derecho a presentar una denuncia por el daño a su reputación. El fabricante afirma que “respeta las reglamentaciones en todos los países en los que opera y que sus vehículos nunca han estado equipados con un programa o dispositivo” para detectar el test de homologación y activar un mecanismo especial de contaminantes. Además, recuerda que su estrategia en el reglaje de sus motores privilegia bajas emisiones de NOx en recorridos urbanos y “el mejor equilibrio NOx/CO2” en recorridos en carretera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*