Serca nos da algunas claves para diferenciar tu taller frente a la competencia

Serca nos da algunas claves para diferenciar tu taller frente a la competencia

Desde Serca nos recuerdan que conocer el entorno en el que nos desenvolvemos es vital a la hora de considerar algo fundamental para la supervivencia de cualquier negocio: cómo mejorar en el día a día y cómo llegar mejor a nuestros clientes. Por ello, en el caso de los talleres mecánicos, donde la oferta es amplia y variada, nuestra competencia debe actuar como agente motivador, nunca como un factor plenamente competitivo. Si somos capaces de ver en nuestra competencia aquello que nos haga mejorar, seremos capaces no de copiarla, sino de superarla. ¿Cómo diferenciarnos de nuestra competencia?

  • Busca el precio justo. No nos podemos dejar engañar. Podremos ser capaces de ofrecer un mejor servicio, una mejor atención, ser más profesionales… pero lo primero en lo que un posible cliente va a reparar y por tanto, el primer factor que debemos considerar para diferenciarnos de la competencia es el precio. Ojo: no siempre el precio más bajo es sinónimo de la elección predilecta. En ocasiones un precio demasiado bajo se aprecia como un servicio de menos calidad. Por ello observa tu entorno, mide el valor del mercado y en consecuencia decide cual es el precio más competitivo que sirva de aliciente al cliente pero que no te suponga por ello reducir costes y calidad del servicio. Si no puedes ofrecerlo por debajo de tu competencia directa, preocúpate por que el cliente sepa que es debido a que le vas a ofrecer sin duda un servicio mejor.
  • Vende tu valor añadido. Enlazando con el anterior punto, el cliente debe saber en todo momento el porqué de tus precios para tenerlo en consideración a la hora de elegirte como su taller de confianza, pero no es una cuestión únicamente de precios: ¿tu competencia ofrece entregar el vehículo reparado en menos tiempo que tú? Haz que tu cliente sepa de entrada que ofreces un vehículo de sustitución mientras su coche es minuciosamente tratado de forma adecuada sin prisas que resultan malas consejeras, ¿valora más la rapidez? Indícale tu flexibilidad de horarios. En definitiva de lo que se trata es de neutralizar y compensar aquel servicio por el que se te puede valorar que no tengas disponible y destacar aquellos por encima de estos que sí estés en disposición de ofrecer.
  • Cuida tu imagen como empresa. El cliente que acude a un taller mecánico suele atender a todos los detalles que lo envuelven. Así, un taller ordenado, limpio y con buena presencia será apreciado como un taller organizado que cumpla al detalle. De igual forma, una plantilla motivada, entregada y entusiasta transmitirá confianza al posible cliente que no dudará de su eficacia y seriedad. Otro punto es contar con el respaldo de un reputado grupo de automoción, de grandes marcas etc. que sirvan tanto para reforzar la imagen de seguridad y confianza en el cliente como para poner en práctica todo aquello que pueda convertir tu taller mecánico profesional en una marca líder.
  • Atiende siempre al cliente de forma individual. Acudir a un taller mecánico supone desprendernos de un objeto muy personal como es nuestro vehículo. Por ello, una atención impersonal, donde demos la sensación de que vamos a atender a su coche como uno más crea desconfianza en un cliente que, quiera o no, va a tener que convivir un tiempo sin una de sus más queridas herramientas en el día a día. Por ello, no sólo debemos ser amables, algo que se presupone en un trabajo de cara al público, sino preocuparnos porque el cliente sepa que su vehículo está en buenas manos: hablarles del conocimiento que tenemos del modelo de su coche en especial, de cómo hemos solventado en tantas otras ocasiones ese mismo problema con éxito etc. Hacerles sentir confortables con la decisión y que sepa que están haciendo lo correcto en todo momento.
  • Fideliza y capta al cliente de forma original. Los posibles clientes, sea el negocio que sea, estamos muy acostumbrados a recibir estímulos en todo momento para que tomemos una decisión de compra. Así, reclamos como precios bajos, low cost etc. de tanto usarse han perdido su significado. Por ello, sé creativo y busca formas no solo óptimas para captar al cliente como promociones y regalos que realmente satisfagan al cliente (nadie se contenta a estas alturas con bolígrafos o llaveros), sino con aquellos que le hagan repetir con nosotros (descuentos acumulables, tarjetas de fidelización, etc.).
  • Coloca tu marca donde esté tu potencial cliente. No hablamos de la localización del taller mecánico, sino del día a día de tus posibles clientes. A estas alturas, quien no está y no se promociona en las redes sociales o vía móvil no existe a ojos de la gran mayoría de usuarios, pero no vale estar de cualquier forma, sino de aquella que realmente sea útil a tu posible usuario. Cuéntale cómo puede detectar una posible avería por ejemplo y finalmente cuando sepa cómo hacerlo ofrécete para arreglársela, ya sea mediante una sección de noticias o mediante envío de newsletter a aquel que lo desee, lanza atractivas promociones y regalos vía Facebook, ten una página web preparada para que sepa cómo localizarte ante cualquier urgencia… En definitiva, se visible por encima del resto de talleres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*