Los nuevos automóviles están equipados con potentes unidades de control capaces de monitorizar y analizar un gran número de parámetros exteriores y del vehículo, algunos de ellos son: Estado de la carretera (1), Condiciones climatológicas (2), Cartografía del terreno (3), Velocidad (4), Aceleración (5), Trayectoria (6), Estado de carga del vehículo (7), Frenadas de emergencia (8), Aceleraciones (9), Posición de los amortiguadores (10), etc. Con estos parámetros, el sistema de suspensión es capaz de conseguir el control más avanzado del vehículo.

KYB sistemas suspension

Los sistemas de suspensión pilotados electrónicamente buscan conseguir el máximo nivel de seguridad y confort en el vehículo bajo cualquier circunstancia de conducción.

 

Componentes en el vehículo

1. Calculador de suspensión. También llamado unidad de control, integra todos los bloques de la unidad de la suspensión. Estos son:

  • Bloque de entrada: a él llega toda la información procedente de los diferentes sensores exteriores del vehículo y las órdenes que el conductor dé a cerca del programa de suspensión a utilizar.
  • Estrategia de Control: está integrada en el calculador de suspensión y en ella se define cómo debe reaccionar el sistema en función de las señales de entrada debidas a las condiciones externas o debidas a las reacciones del conductor. La estrategia de control incluye unos mapas de calibración previamente verificados y definidos por los expertos y conductores especialistas de KYB, y por el fabricante de automoción para cada tipo de vehículo.
  • Microprocesador: procedente del bloque de entrada, recibe toda la información de los periféricos externos a la unidad de control. Toda la información es analizada por el microprocesador que, ejecutando la estrategia de control, realiza los cálculos oportunos y envía las órdenes adecuadas al bloque de salida.
  • Bloque de salida: el microprocesador envía al bloque de salida toda la información modulada donde se transforma en impulsos eléctricos que posteriormente enviará a cada uno de los amortiguadores. Además, este bloque envía información al conductor sobre el funcionamiento del sistema.

2. Captador de volante. Informa al calculador de la posición y velocidad de giro del volante, con esta información el calculador puede determinar la trayectoria del vehículo, así como la aceleración lateral del mismo.

3. Acelerómetro vertical. Informa al calculador de suspensión sobre los movimientos verticales que se producen en el vehículo, velocidad y frecuencia de los mismos.

4. Captador de freno. Informa al calculador de la presión del pedal de freno.

5. Acelerómetro longitudinal. Informa sobre los movimientos que se están produciendo en el vehículo, fuerzas de aceleración o frenada en la dirección de marcha (no aplicado en el sistema KYB, obtiene la información de otros sensores).

6. Actuador de taraje hidráulico compresión. Gestiona los pasos de aceite en la fase de compresión del amortiguador siguiendo las órdenes recibidas de la unidad de control.

7. Actuador de taraje hidráulico extensión. Gestiona los pasos de aceite en la fase de extensión del amortiguador siguiendo las órdenes recibidas de la unidad de control.

8. Sensor cambio de velocidades. Envía información a la unidad de control sobre la relación de velocidad engranada en el cambio.

9. Captador de velocidad. Informa al calculador a cerca de la velocidad a la que se desplaza el vehículo.

10. Acelerómetro transversal. Da información a la unidad de control sobre las aceleraciones laterales que están afectando al vehículo (no aplicado en el sistema KYB, obtiene la información de otros sensores).

Cómo trabaja una suspensión pilotada

Cuando el vehículo está circulando en carretera, cada uno de los sensores exteriores envían información al bloque de entrada a cerca de las condiciones que se están produciendo en ese instante. De forma paralela, este bloque recibe información sobre el programa seleccionado por el conductor.

imagen4

A continuación, todos estos datos son enviados al microprocesador para su análisis. El microprocesador es la unidad de cálculo del sistema al que llegan todos los datos del bloque de entrada, por una parte, y las instrucciones de la memoria del programa de suspensión, por otra. Toda esta información es evaluada en la unidad aritmético-lógica, que se encarga de tomar las decisiones más adecuadas en cada momento.

Siguiendo el orden de los acontecimientos, el microprocesador envía las señales resultantes en modo de órdenes al bloque de salida. Finalmente, este bloque transforma estas órdenes en impulsos eléctricos comprensibles para los actuadores de los amortiguadores electrónicos, los cuales modifican la carga hidráulica basándose en la información recibida. Todo este proceso tarda unas milésimas de segundo.