Henkel ha demostrado el poder y la eficacia de sus soluciones para reparaciones de automóviles Teroson en un evento realizado en colaboración con CTS en Münster, Alemania, en el que se realizó una prueba de impacto real, en la que el parabrisas de un coche se pegó con el adhesivo de lunas Teroson PU 8730 HMLC dejándolo actuar tan solo 30 minutos.

Para demostrar la eficacia de los productos para reparar automóviles, Henkel realizó, durante la presentación a agentes del sector de su completa gama de productos de alto impacto, una prueba de impacto acorde con las normas para vehículos nuevos, pero con un coche compacto usado.

Durante el evento, los invitados pudieron ver primero el proceso de sustitución de lunas. Los expertos de Henkel utilizaron Teroson PU 8730 HMLC para pegar la luna nueva al vehículo de prueba. Este innovador adhesivo permite a los talleres realizar la instalación completa en 10 minutos, y asegura que el vehículo se puede conducir con seguridad tan solo a los 30 minutos de instalar la luna pegada.

Cuando pasó el tiempo de inmovilización, los expertos del departamento técnico realizaron la prueba de impacto frontal con solape parcial de acuerdo con los estándares europeos para vehículos nuevos. El resultado demostró que el parabrisas pegado con los adhesivos Teroson, no solamente soporto las condiciones extremas de la colisión, también ofreció los valores necesarios para el completo funcionamiento del airbag del pasajero.

Además de sus adhesivos de lunas, Henkel también presentó su completa gama de innovaciones Teroson y Loctite para la reparación y el mantenimiento de los automóviles. La cartera de productos incluye soluciones para la reparación de carrocerías, el montaje de piezas y de sistemas mecánicos, además de productos de acabado, de tratamiento de superficies, limpiadores e incluso soluciones integrales frente a la corrosión y el desgaste.