Volkswagen es el primer fabricante automovilístico en usar la última tecnología de impresión 3D: el proceso“HP Metal Jet”simplifica y acelera la impresión 3D metálica. Con ello, por primera vez, la impresión tridimensional está lista para la producción en masa en la industria automovilística.

Junto con el fabricante de impresoras HP y el fabricante de componentes GKN Powder Metallurgy, Volkswagenestá impulsando el desarrollo de la tecnología para la producción en masa. Los socios presentaron por primera vez el nuevo proceso en el Salón Internacional de Tecnologías de Fabricación (IMTS)de Chicago.

La tecnología de aditivos 3D Metal Jet de HP permite por primera vez la producción de un gran número de piezas usando la impresión 3D, sin tener que desarrollar y fabricar las herramientas correspondientes. Esto reduce significativamente el tiempo requerido para producir las piezas. Como resultado, ahora el proceso también es interesante para la producción de grandes cuantidades en un período corto de tiempo.

En colaboración con HP y GKN, Volkswagen está desarrollando la tecnología para que algunos elementos de diseño puedan ser impresos en pequeñas series, como primer paso. Este será el requisito: poder producir partes de diseño individualizadas como inscripciones en el portón trasero, pomos del cambio de marchas especiales o llaves con inscripciones personalizadas para clientes sin que ello suponga una gran labor o ungran esfuerzo.El plan es poder ofrecer este tipo de individualización a los clientes lo antes posible.

El año que viene, GKN Powder Metallurgy tiene la intención de establecer una cadena de procesos orientada a la producción automovilística en colaboración con Volkswagen. Los primeros componentes (de diseño) pequeños se usarán para seguir desarrollando la tecnología, de modo que los primeros componentes estructurales para vehículos de producción en masa se puedan imprimir dentro de dos o tres años.

El nuevo proceso de impresión 3D usando la tecnología HP Metal Jet es un proceso aditivo en la que las piezas se producen capa por capa usando un material en polvo que se va aglomerando. Luego, el componente se “hornea” con un componente metálico en el llamado proceso de sinterización. Esto se distingue de los procesos previos, en los que el polvo se funde mediante un láser.