Bajo el lema “60 años de amistad”, Wulf Gaertner Autoparts, el holding del fabricante hamburgués de piezas de repuesto Meyle, celebra el 11 de julio de 2018 los 60 años desde su creación. Desde que fue fundada por Wulf Gaertner en el año 1958, la empresa ha puesto especial empeño en la actuación responsable de cara a los trabajadores, clientes y socios, así como en el establecimiento de relaciones duraderas con su clientela. Con la marca Meyle se desarrollan recambios para el mercado independiente, fabricadas en centros de producción propios y comercializadas en más de 120 países.

“Una filosofía abierta, la aplicación de nuestros valores en el día a día y las altas exigencias en materia de calidad nos han convertido en lo que somos hoy: uno de los proveedores líderes del mercado libre de piezas”, afirma Karl J. Gaertner, presidente de la Junta Directiva de Meyle.

Todo empezó en Sudamérica: allí vivía en los años 50 el fundador de la empresa Wulf Gaertner, un apasionado piloto de carreras aficionado que se dio cuenta de lo difícil que era adquirir piezas de repuesto de alta calidad. Ya entonces, Wulf Gaertner se percató de la gran demanda que había de piezas alemanas para automóviles y el 11 de julio de 1958 fundó la empresa exportadora Wulf Gaertner Autoparts.

“En los últimos 60 años han ocurrido muchas cosas. Estamos muy orgullosos de nuestro desarrollo positivo continuo. Esto se debe a que los valores que mi tío Wulf Gaertner transmitió a la empresa siguen vigentes a día de hoy. Su credo, 'La amistad de las personas a las que servimos es la base de nuestro éxito', ha servido de fundamento para nuestro trabajo diario y para mantener colaboraciones duraderas, y esto es algo que todavía se nota en todos los ámbitos”, destaca Karl J. Gaertner.

En los primeros años, la empresa se especializó en la exportación de piezas de repuesto originales para vehículos alemanes a Estados Unidos y Latinoamérica. En los años siguientes, la red de distribución siguió desarrollándose y la adquisición de la marca de piezas de repuesto Meyle en 1995 marcó el punto de partida para el desarrollo de la empresa, que pasó de exportadora a fabricante de piezas de repuesto para automóviles de alta calidad. El crecimiento continuo también trajo la creación de centros de producción propios, en los que se fabricaban piezas para chasis y dirección, así como piezas de goma y metal. Las filiales abiertas por todo el mundo, como en Francia, España, Inglaterra y China, entre otros, refuerzan las ventas internacionales y se encargan de que la marca Meyle esté presente en más de 120 países.

“Para seguir reforzando la marca Meyle, a principios de 2017 se fundó la Meyle AG, que confiere una imagen exterior unitaria a nuestra marca y expresa claramente que nosotros somos Meyle”, comenta André Sobottka, miembro de la Junta Directiva de Meyle AG. El eslogan "El mejor amigo de los conductores" refleja su objetivo: “suministrar piezas y soluciones fiables a talleres y mecánicos, fiables como un amigo en el que se puede confiar”, asegura Sobottka. Estos altos requisitos de calidad de la empresa también se ven reforzados con la línea de productos Meyle-HD, que cuentan con cuatro años de garantía. Estas piezas se desarrollan y producen con el objetivo de superar la estabilidad y la potencia de marcha de las piezas originales de los proveedores de equipos originales y fabricantes de automóviles. A día de hoy se han optimizado más de 1.000 piezas.

“Sin el alto grado de motivación e implicación de nuestra plantilla, el crecimiento sería imposible. Como empresa familiar que somos, siempre hemos mantenido una filosofía de empresa abierta en la que las jerarquías planas, el fomento sistemático de la iniciativa propia y el espacio para desarrollar soluciones innovadoras tienen prioridad. Son valores que también ocuparán siempre un lugar primordial para nosotros”, afirma Marita Schwartze, miembro de la Junta Directiva de Meyle AG.

Este año, la empresa ya ha recibido por sexta vez consecutiva el sello TOP JOB, que la convierte en una de las mejores empresas contratantes de Alemania. Pero la empresa no sólo dedica su aniversario a sus trabajadores, clientes y socios: el fabricante de Hamburgo hace gala de su responsabilidad social apoyando a centros de servicios sociales de Alemania y Latinoamérica, así como a escuelas profesionales y universidades.