Fuchs ha preparado una serie de consejos en materia de lubricación e ideas básicas para conseguir rentabilizar al máximo las posibilidades del vehículo. Las temperaturas más altas significan intervalos de lubricación más frecuentes; es decir, en temperaturas de funcionamiento superiores a 70° C un aumento de temperatura de 15° C significa que hay que lubricar con el doble de frecuencia.

El aceite sintético es más caro pero sigue siendo una opción más rentable, ya que crea menor fricción entre las partes de la máquina y menor estrés del material, lo que aumenta la vida útil de sus componentes. Además, el intervalo de cambio es más largo, lo que significa menos manejo de fluidos y también menores costes de mantenimiento.

Pero las investigaciones demuestran que la sobre-lubricación causa entre el 30% y el 40% de los fallos de rodamientos. Para evitar esto, Fuchs indica que es vital utilizar la cantidad adecuada de lubricante y emplearlo en el momento indicado.

Los aceites totalmente sintéticos reducen el desgaste del motor en arranques en frío, mientras que los aceites minerales se espesan a bajas temperaturas y pierden gran parte de su capacidad de lubricación alrededor del motor. Esto conduce a un aumento de la presión y la temperatura del aceite, la tensión en la bomba de aceite y en otras partes.

Es importante comprobar qué aceite necesita el motor. Hay miles de productos lubricantes para motores en el mercado, pero usar el lubricante equivocado puede ser un grave error. Además, no todos los tipos son miscibles entre sí, lo que puede provocar una mayor corrosión, fugas o averías del motor. Ante cualquier duda, la compañía recomienda utilizar el manual de instrucciones del vehículo o consultar qué lubricante es el más adecuado en la herramienta online de Fuchs: “Selector de aceite”.