Launch Ibérica convocó a socios, distribuidores y medios de comunicación en sus instalaciones de Palau-Solità i Plegamans (Barcelona) para presentar su nueva gama de diagnosis, en la que sorprende el revolucionario X-431 PAD, "un equipo que permitirá que la diagnosis sea mucho más sencilla". Ricardo Turégano, responsable de producto diagnosis, junto José Luis Salmerón, su homólogo en software, mostraron la estrella de las novedades, el X-431 PAD, un equipo con multitud de prestaciones.

Junto a una completa diagnosis, cuenta con osciloscopio, simulador de sensores, endoscopio, comprobador de baterías, cámara de fotos, vídeo, Internet (navegador funcional), base de datos, DBS Car, CC (mensajería instantánea, idóneo para redes de talleres), correo electrónico (en el que se acredita como usuario de Launch profesional), centro de actualizaciones de las marcas, videollamada...
El X-431 PAD, con una capacidad de 16 gb y 2 RAM es, además, multitarea, pues diagnostica un coche mientras navegas por Internet o consultar la base de datos, por ejemplo. "Damos un valor añadido con este equipo", refrendó Turégano, quien admitió que no ha variado en exceso el software, debido a que el que tenemos "es el mejor". Sí ha cambiado el entorno. Diagnosticar ahora es mucho más sencillo con el X-431 PAD, más sencillo e intuitivo. También se agrupan las marcas por procedencia (americanas, europeas y asiáticas), se acumulan versiones y el cliente elige la que más le interesa.
Del mismo modo, es posible visionar hasta doce gráficos en pantalla, trabajando al mismo tiempo, o un gráfico que combina diferentes señales. "Queremos transmitirle al cliente que no se va a equivocar en la diagnosis", concluyó Turégano.
Por su parte, Carlos López, director de ventas, mostró la eficacia del DBS, un nuevo concepto y tecnología. "Es una revolución porque va a cambiar la forma de diagnosticar el vehículo tal y como se conoce hasta ahora. Gracias a este hardware seremos capaces de seleccionar el software en función de las necesidades de cada cliente". ¿Por qué Launch?, se cuestionó entonces. Llevamos 20 años creando software, poseemos el 90% de las marcas actuales según protocolo de fabricante, 2.500 modelos y la mayoría de sistemas diagnosticables. La firma ha creado ahora un procesador propio, en su sede de Sillicon Valley (Estados Unidos), tras una inversión de más de tres millones de dólares. Este singular procesador garantiza que sus equipos no se puedan copiar.
"El DBS es pequeño, pero que el tamaño no os engañe. Tiene un potencial tremendo", advirtió López. Se trata de una solución de diagnosis actualizada por Internet que dispone de la más alta tecnología a nivel de comunicación. Recopila datos de diagnosis del vehículo y lo envía a un soporte móvil. Su conectividad con el vehículo es total: puede mostrar datos de la mayoría de sistemas electrónicos del coche, ajustando esta información al producto y, por tanto, al usuario.
Entre sus potenciales beneficiarios, la policía y los servicios médicos. El DBS se conecta al vehículo accidentado y la información obtenida determinará las causas del siniestro y dará un cuadro médico del accidentado.
No en vano, el DBS señala la velocidad del vehículo, temperatura y RPM del motor, presión del colector de admisión, voltaje de la batería, kilometraje, momento del accidente, datos del airbag y ABS, Delta V, uso del cinturón de seguridad, momento y fuerza de la frenada y ángulo de dirección (fuerza G ejercida).
También ofrece una secuencia de la causa del accidente, aunque para ello debería llevar un DBS instalado. "Se gana sobre todo en tiempo y dinero", aseguró.
Este proyecto, desveló el directivo, lleva en marcha dos años, con diferentes test en la policía de Rotterdam (Holanda). "Ya estamos en las pautas de aplicación del producto en cada país".
El DBS está destinado asimismo a las compañías de seguros, cuyo perfil de alto riesgo cuenta con 400.000 candidatos en España. "Grabando la información del cliente se reducen gastos y se mejora la seguridad".
En función de la información lograda, la compañía de seguros detecta la responsabilidad del conductor y si le corresponde pagar. Optimiza la seguridad, pues el conductor será consciente del control al que está sometido.
Otras necesidades de las compañías son los robos, con alrededor de 175.000 al año en nuestro país. El DBS puede incluir un GPS e inmovilizarlo. "Se reducirá drásticamente este problema", aseveró López.
Los responsables de Launch Ibérica exhibieron a los presentes el resto de la gama recientemente lanzada. Dentro de la categoría denominada HTM (Hazlo tu mismo) se encuentra DBS Car, pensado para trabajar mediante un dispositivo móvil. Brinda una diagnosis básica, con precio ajustado, velocidad de comunicación y sencillez. Da la posibilidad de incorporar una marca para diagnosticar a través de protocolo de fabricante. El usuario puede diagnosticar todo el vehículo.
El CReader, también HTM, es semiprofesional, pues permite diagnosticar los sistemas electrónicos de la marca de vehículos que se elija. Graba componentes, proporciona información técnica, actualización gratuita durante doce meses y teclado táctil.
Mientras, el X-431 IV ya es un equipo profesional, en el que se ha reducido el tamaño (compactándolo en una única pieza). Sin opcionales y sin límite de diagnóstico, es económico, simple y robusto. "Es el equipo para el cliente que quiere menos complicaciones, pues compra un todo", expresó Turégano. Aporta impresora, comunicación por cable con el vehículo, nuevo conector de 16 vías, cable giratorio de 90º y pantalla táctil monocromo. "Las actualizaciones siguen siendo directas: presenta las mismas ventajas que ya teníamos con novedades y más velocidad".
Finalmente, el X-431 Diagun III es el equipo que más cambios alberga. Tras cuatro años, muestra ahora importantes mejoras. Se ha variado ligeramente el formato: más comercial, idóneo para el trabajo en el taller.
"Buscamos que el taller escoja el gasto que quiere tener. Compra el Diagun III con un paquete de información que puede ampliar". De hecho, es un equipo configurable, ya que la máquina se personaliza según gusto.