Una empresa chipriota está detrás de los graves problemas financieros que tiene Luis Miguel Rodríguez García-Rivera, dueño de Desguaces La Torre, informa un artículo de El ConfidencialSlomber Holdings Limited, un fondo de inversiones internacional que tiene su base en Chipre, forzó el concurso de acreedores del desguace madrileño, decretado el pasado 10 de julio por el juzgado de lo mercantil número 12 de Madrid.

Según recoge el periódico digital, Rodríguez recurrió a los chipriotas para que en 2013 le prestaran 5,3 millones de euros con los que construir un museo del automóvil. El llamado “Rey de la chatarra” aceptó un interés del 18% al que se sumó un interés adicional moratorio del 25%, este último una especie de sanción por el incumplimiento contractual y en el retraso en la devolución del pago.

La deuda con el fondo se ha elevado así cinco años después hasta los 11.289.000 euros, de los que 5.989.000 son intereses. Uno de cada cuatro euros que debe Rodríguez se lo adeuda a los chipriotas. La deuda total de Desguaces La Torre, según la masa del concurso, es de 44.069.865 euros.

Hacienda es el principal acreedor y después está el fondo chipriota, con esos 11,2 millones de euros. El Banco Santander también reclama 4,4 millones y la Seguridad Social, 1,33 millones. Luego está Norton Edificios, con una deuda de 412.317 euros. Con todos ellos, Desguaces La Torre tiene estructurado un calendario de pagos. El juzgado decidió declarar el concurso de acreedores porque estaba acreditada la existencia de embargos y ejecuciones pendientes que afectan de manera clara al patrimonio del desguace. De todos los acreedores, sólo Slomber lo había pedido.