El pasado septiembre, el precio medio de los turismos de ocasión (VO) se colocó en 11.959 euros(frente a 11.796 euros de agosto, con un incremento del 1,4%) y el de las furgonetas en 10.582 euros (10.291 euros en agosto, un aumento del 2,8%).

En el caso de los turismos, el 35,3% de las ventas del mes se situó por debajo de los 6.000 euros. Los que bajaron de los 3.000 euros fueron los más numerosos con 33.033 vehículos, seguido del tramo entre 10.000 y 15.000 euros con 28.084 turismos; los de 6.000 a 10.000 euros con 26.503 coches; y los de 3.000 a 6.000 euros con 24.145 transferencias. Un total de 23.929 turismos colocaron sus precios entre los 15.000 y 21.000 euros; y entre ese precio y los 28.000 euros, 14.023 turismos. Por encima de 28.000 euros se vendieron en septiembre 12.377.

En furgonetas, el 39,7% de las vendidas el pasado mes costaron menos de 6.000 euros. Por volumen, las de menos de 3.000 euros fueron las más demandadas, 5.414unidades en el mes, el 23,3% del total.

Por Comunidades Autónomas, Madrid se colocó con el precio más caro tanto en turismos (13.376 euros de media), como en comerciales (11.590 euros). En el otro extremo, en Canarias se pudieron adquirir los turismos (10.174 euros) y furgonetas (9.467 euros) más asequibles. La diferencia entre la autonomía más cara y la más asequible fue de 3.202 euros en el caso de turismos y 4×4, y 2.123 en comerciales ligeros

Por provincias, Madrid concentró las unidades más caras en turismos (13.376 euros) y Toledo en comerciales (12.431 euros). La provincia más barata fue Santa Cruz de Tenerife, con un precio medio de 9.938 euros en turismos, y Cáceres, con 8.971 euros en comerciales.

Ancove precisa que la comparación de los precios de unas provincias a otras puede variar por varios factores. En primer lugar, por la antigüedad de los vehículos vendidos. Allí donde se producen muchas automatriculaciones de kilómetros cero (que la DGT las contabiliza como operaciones de vehículos usados), el precio es más alto, al igual que las ventas de las unidades procedentes de las empresas de alquiler, que suelen venderse con seis-nueve meses de vida. El otro factor que pesa de forma notable en los precios es el tipo de vehículo, tanto por el modelo como por la potencia y el equipamiento.