El número de automóviles híbridos eléctricos y enchufables en las carreteras del mundo superó los tres millones en 2017, un aumento del 54% en comparación con 2016, según la última edición de la Perspectiva Global de Vehículos Eléctricos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), recogida por Faconauto.

De cara al futuro, es probable que las políticas de apoyo y las reducciones de costos generen un crecimiento significativo continuo en el mercado de vehículos eléctricos. En el Escenario de Nuevas Políticas de la AIE, que toma en cuenta las políticas actuales y planificadas, se proyecta que la cantidad de autos eléctricos llegará a 125 millones de unidades para el 2030.

China sigue siendo, con mucho, el mercado de automóviles eléctricos más grande del mundo, representando la mitad vendidos el año pasado, ya que se vendieron casi 580.000 automóviles eléctricos, un aumento del 72% con respecto al año anterior. Estados Unidos tuvo la segunda cifra más alta, con alrededor de 280.000 automóviles vendidos en 2017, frente a los 160.000 en 2016.

Los países nórdicos siguen siendo líderes en cuota de mercado. Los vehículos eléctricos (EV) representaron el 39% de las ventas de automóviles nuevos en Noruega, por lo que es el líder mundial en la cuota de mercado. En Islandia, las nuevas ventas de EV fueron el 12% del total, mientras que la participación alcanzó el 6% en Suecia. Alemania y Japón también experimentaron un fuerte crecimiento, con ventas que se duplicaron en ambos países respecto a 2016.

En cuanto a la infraestructura de carga, el número de cargadores privados en hogares y lugares de trabajo se estimó en casi tres millones en todo el mundo. Además, en 2017 había alrededor de 430.000 cargadores de acceso público, un cuarto de los cuales eran cargadores rápidos.

El crecimiento de los vehículos eléctricos ha sido impulsado, en gran medida, por políticas gubernamentales, pero también se ha visto favorecido por los progresos de los últimos años para mejorar el rendimiento y reducir los costes de las baterías, esenciales para mejorar también el atractivo de los vehículos eléctricos. Esto se puede lograr con una combinación de químicas mejoradas, una mayor escala de producción y tamaños de batería, según el informe. Se pueden realizar mejoras adicionales con la transición a tecnologías más allá del ion de litio.

También se necesitarán innovaciones en la química de la batería para mantener el crecimiento, ya que existen problemas de suministro con los elementos básicos que componen las baterías de iones de litio, como el níquel, el litio y el cobalto. El suministro de cobalto está especialmente expuesto a riesgos, ya que casi el 60% de la producción mundial de cobalto se concentra actualmente en la República Democrática del Congo. Además, la capacidad de refinar y procesar el cobalto en bruto está altamente concentrada, con China controlando el 90% de la capacidad.